Operación contra la pornografía infantil

pornografía infantil

Operación contra la pornografía infantil

Detenido en Gran Canaria un varón de 61 años por un presunto delito de corrupción de menores

En el marco de la operación ‘Batusi’ contra la pornografía infantil la Guardia Civil ha detenido a tres individuos residentes en Barcelona, Tarragona y Las Palmas de Gran Canaria de 46, 39 y 61 años de edad respectivamente. Se les acusa de un presunto delito de corrupción de menores por la posesión y distribución de archivos de pornografía infantil a través de Internet.

Aparte de las tres detenciones las autoridades realizaron cuatro registros domiciliarios (uno en Barcelona, dos en Las Palmas de Gran Canaria y uno en Vigo) en los que se incautaron un total de 5.800 archivos de pornografía infantil con menores, tres ordenadores portátiles, seis discos duros, una tablet, tres pendrives y cinco tarjetas de memoria, material que está siendo analizado por los investigadores.

La colaboración ciudadana resultó fundamental en este golpe contra la pornografía infantil

Las investigaciones de la Guardia Civil se abrieron a raíz de que un ciudadano denunció que tras la descarga de un archivo en Internet que debería haber tenido otro contenido se encontraba un vídeo pedófilo.

El denunciante, un vecino de Barcelona, había realizado la búsqueda y la descarga a través del programa Emule con la intención de encontrar otro tipo de material, el que se publicitaba por sus criterios de búsqueda, cuando tras la descarga se encontró con un contenido muy diferente y decidió denunciar a las autoridades.

Los agentes de la Guardia Civil rastrearon las descargas realizadas de dicho archivo y consiguieron identificar a tres usuarios que habían descargado archivos de pornografía infantil, compartiendo al menos un mínimo de ocho, entre los que se encontraba el archivo investigado. A continuación procedieron a los registros domiciliarios anteriormente citados.

En algunos de los archivos intervenidos las imágenes mostraban un alto índice de crueldad, en las que los menores (de edades comprendidas entre los 2 a los 13 años) eran sometidos a realizar actos verdaderamente aberrantes, archivos que podrían haber sido consumidos y compartidos por innumerables pederastas/pedófilos que interactúan en la red a nivel internacional.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.