Por tierras de Huelva. 6

HuelvaValeriano Pérez

Comenzamos a la vera de su coqueta plaza de toros de la Merced para subir hacia la zona más emblemática de Huelva: El Conquero, que es el pulmón verde de la ciudad, y en su mirador captamos una espléndida panorámica de la ciudad que queda a nuestros pies y de sus marismas.

Estas marismas están declaradas Reserva de la Biosfera y albergan en su interior dos reservas integrales. Las Marismas del Burro y la Isla de En Medio, con importantes colonias de garzas, espátulas y flamencos. Seguimos nuestro paseo dejando a la derecha el Parque Moret cerca del cual se conservan cuatro túmulos tartésicos y llegamos hasta el santuario de Nuestra Señora de la Cinta, que corona uno de los promontorios. Data del siglo XIV y está declarado Bien de Interés Cultural, siendo un importante centro de devoción popular. Posee un notable claustro de entrada con galerías porticadas y testeros azulejados que rememoran la visita de Cristóbal Colon en la vuelta de su famoso viaje a las Indias. En uno de ellos se puede leer esta leyenda: “Quien no sepa rezar que vaya por esos mares que verá como aprende, sin enseñárselo nadie”.

Seguimos el paseo por la avenida Colón, para coger por la de Alemania y acercarnos así a su catedral, consagrada a la Virgen de la Merced, y seguimos hasta los Jardines del Muelle En su embarcadero se ven unos mozalbetes tirarse al agua para impresionar a las pibas, que aplauden. Más tarde nos acercamos al muelle de Río Tinto y caminamos hasta el final del embarcadero de mineral, una de las estructura metálicas más importantes de Andalucía y vestigio de la presencia inglesa en Huelva. Damos un postrer recorrido por la ciudad y vamos a la estación para coger el “bus” que nos devuelve a Punta del Moral cuando son las 8.30.

Regresamos satisfechos de lo visto, comido y disfrutado. A mi modesto parecer, Huelva es la provincia andaluza mas atractiva en su conjunto pues a la soberbia belleza de sus paisajes se ha se sumar su agricultura, su arquitectura, su gastronomía y sus extensas marismas o humedales. Ya en el hotel, bajamos a por la “corrientucha” cena y vemos con pena como dos vejetes discuten airadamente por un puesto en la cola. Estas son las cosas por las que deseo ser rico y cenar en el Ritz. “Desgraciado del pobre que se muere si al cielo no va, lo joden aquí y lo joden allá”.

Martes, 1 de marzo de 2011 Ayer habíamos convenido ir con la agencia Mc Travel SL a la visita que ellos ofrecen para conocer Sevilla, pues el precio de 20€ parecía correcto y además de enseñarte parte de Sevilla, te daban libertad para elegir donde y que comer, lo cual nos convenía. A las 8.30 nos recogen a pocos metros del hotel en un pequeño autobús (Lepebus de 19 plazas y solo 10 ocupadas). Su conductor y guía, Hamid, un políglota marroquí que ha pasado más de la mitad de su vida aquí, resultó competente y amable. Fuimos por la autopista e hizo una breve parada para aguar y desaguar en un área de servicios de Chucena.

Esto último no lo hace Mundo Senior, ni darte el número del móvil por si te extravías o retrasas. Poco después de las 10.00 llegábamos a Sevilla y nos llevaba hasta la zona donde se celebró las Exposición Iberoamericana de 1929 y en la que aún existen los curiosos pabellones de numerosos países. Luego nos hace una breve parada en la plaza de América, cercana a los Jardines del Parque de Maria Luisa y por último nos lleva hasta los Jardines de San Telmo en donde nos da vía libre hasta las 16.00 de la tarde.

El anexo palacio de San Telmo es la sede de la Junta de Andalucía y es un bello y espectacular edificio que sorprende por su magnificencia. Pero la obra cumbre del gran evento de 1929 fue la construcción de la también cercana Plaza de España y en ella entramos por la Puerta de Aragón para recorrerla con detenimiento y admirar los azulejos con las alegorías correspondientes a cada una de las provincias de entonces.

Se construyó entre 1914 y 1928 y a pesar de que en 1927 Canarias ya  se dividía en dos provincias, aquí se la representa como si fuera una sola. Con igual dígitos pero alterados (1992) se celebró aquí la Expo 92 para conmemorar el V centenario del Descubrimiento que dejó en la ciudad la incorporación urbana de la Isla de la Cartuja, la construcción de la estación de Santa Justa a donde llega el tren “Ave” y la circunvalación.

Y ya nos acercamos hasta la Santa, Metropolitana y Patriarcal Iglesia Catedral de Sevilla, así denominada oficialmente, al objeto de visitarla y para una mejor comprensión nos dotamos de una eficaz audio/guía. Esta es la catedral gótica más extensa del mundo. Antigua mezquita mayor de Sevilla se empezó a construir en 1184 y, como todas ellas, estaba provista de un alminar para llamar a los creyentes a la oración.En 1365, un terremoto destruyó el casquete superior de la torre y como remate del nuevo campanario se colocó una monumental escultura de  bronce que simboliza la Fe. La figura llamada popularmente Giraldillo hace de veleta al girar con el viento, lo que ha dado nombre a la torre.

La altura de la Giralda desde la acera a la veleta es de 96 m y la subida resulta cómoda al ser de rampas, sin escalones, salvo el remate final. En lo alto están las campanas y pequeñas ventanas para ver la ciudad. No se entiende visitar Sevilla y no entrar en su catedral o subir la torre de La Giralda pues las dos cosas son dignas de realizar tal esfuerzo y ambas están muy concurridas, aunque la visita a la catedral es mucho mas interesante por los tesoros artísticos y sacros que aquí se guarda.

El almuerzo lo haremos en un restaurante del casco histórico: La Casa de Extremadura que nos deja satisfechos por su relación precio calidad.

 

 

 

Valeriano Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.