Por la rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo

Nueva y penosa actuación de las autoridades en el proceso de rehabilitación del Parque Cultural “Viera y Clavijo”.

En la actualidad, hay unas quince personas instaladas en el recinto. Ocupan las dependencias del antiguo teatro Pérez Minik,  que han acondicionado con un mínimo  de habitabilidad como recurso a su precaria situación y para compensar el abandono institucional que sufren  por  unas   circunstancias  eventuales que marginan de una sociedad confusa y convulsionada.

No son “okupas” al  uso, sino trabajadores que se quedaron en paro, sin prestaciones oficiales y que esperan  encontrar otro puesto donde desarrollar sus capacidades y poder retornar al mundo laboral. Casi todos proceden de la construcción. Sus habilidades y buena disposición han determinado que adecentaran el recinto. Rescatan el patio de los cipreses, donde se halla la escultura decapitada de Viera y Clavijo. En un carrito de supermercado transportan agua en garrafas que van a buscar a una fuente del Puente Galcerán para regar la ceiba centenaria y los diecisiete  cipreses que aún sobreviven,  (actualmente ha mejorado esta circunstancia porque se ha conseguido implicar a los operarios de Urbaser  con su magnífica colaboración). En pocos meses ha cambiado el aspecto interior, y lo que era un vertedero inmundo ahora es un espacio limpio y adecentado. Se han constituido en verdaderos guardas del parque, pues impiden el acceso de personas de alto riesgo, drogadictos, alcohólicos y gente propensa al vandalismo. La misma que tan impunemente ha estado destrozando el parque durante los últimos años ante la pasividad de los responsables de  proteger un BIC, patrimonio cultural de la ciudadanía de Santa Cruz. Resumiendo, son gente de bien que solo aspiran a ser considerados como voluntarios, sin retribución  alguna, a cambio de que les dejen habitar donde están ahora, con una cierta tranquilidad.

Lejos de esto, la tarde del 24/09/2012, aparecieron dos técnicos del Gobierno de Canarias, acompañados de la UNIPOL y Policía Local, con la amenaza de desalojo inmediato porque a la mañana siguiente comenzarían las obras de vallado de todo el recinto para proceder al aislamiento e impedir el acceso al interior.

¿Qué había sucedido y cuál era el motivo de una actuación tan precipitada tras siete años de abandono del “Viera y Clavijo”?

La semana anterior hubo una reunión técnica de arquitectos, concejales de la oposición y miembros de la plataforma  con vistas a evaluar  necesidades para la rehabilitación,  Al día siguiente apareció en prensa un titular: “LOS CONCEJALES DEL PP SE “CUELAN” EN EL “VIERA Y CLAVIJO”. Aunque el contenido del artículo era muy esclarecedor sobre la viabilidad de la restauración, en lugar de tomar nota y responder a la solicitud cursada de informes que justificaran  el abandono del edificio, la reacción del equipo de gobierno fue como rabieta de niño malcriado: “Pues aquí ya no se va a colar nadie más, ¡Hala! Lo tapamos todo y se acabó el problema”.

La represalia por sentirse humillados está en la línea de actuación de unas autoridades, municipales y autonómicas, en connivencia y al mismo nivel de mediocridad, ante un problema puntual, causado por su desidia y  bajo sospechas de especulación.

Si no son capaces de resolver algo tan sencillo, con todo a favor, por correlación, tampoco están capacitados para afrontar los muy graves problemas que asolan a una población maltratada y a una Comunidad  en las manos ineptas de  políticos obtusos y exentos de calidades humanas. Así lo demuestran con el menosprecio por las graves situaciones humanitarias que tratan como una incómoda molestia  en el asiento de su poltrona.

Visto de cerca, todo es pura  indecencia. ¡Ya está bien! El alcalde debe dimitir y dejar de hacer  daño a nuestra querida  ciudad que no se merece el  maltrato de tanta inutilidad.

Por cierto, con la ayuda de otras plataformas humanitarias, de  medios de comunicación y de algunos concejales de la oposición, ¡se consiguió evitar el desalojo!. Seguiremos atentos a cualquier maniobra subrepticia de nuestros “padres patrios”.

Con toda la emoción del mundo, ¡gracias!, de corazón, por todo el apoyo recibido.

Ana Mendoza

Presidenta de la Asociación “Por la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.