‘Polybius’, el videojuego psicodélico

Videojuego PolybiusEn las salas de recreativos, la gente hacía cola para jugar a este videojuego cuya existencia parece más bien parte de su propia leyenda que un hecho contrastable. Pero no deja de ser un hecho curioso que ‘Polybius’, una máquina totalmente desaparecida, se haya convertido en el videojuego de la muerte.

No queda ni rastro de este aparato, salvo algunas fotografías en las que se ve una máquina negra, de menos de menos de dos metros de altura, que no se diferencia demasiado de las máquinas de recreativos de la década de los 80. Pero ‘Polybius’ no era una máquina cualquiera. Al menos, no ha pasado a la historia de los videojuegos como la típica máquina de destruir marcianitos.

Para empezar, ‘Polybius’ incluía una novedad: utilizaba gráficos vectoriales estroboscópicos para que, en lugar de mover la nave con el joystick, fuera la pantalla la que se moviera alrededor de la nave. Para la época esto era toda una revolución, aunque ahora este sistema nos resultaría muy simplón. Pero aquellas luces y aquella manera de hacer girar la pantalla para disparar a las naves enemigas eran una golosina para los aficionados a los videojuegos, por lo que la máquina no tardó en ganar una gran popularidad.

Y como siempre, con la popularidad llegó la leyenda negra, pues algo muy raro debía tener ‘Polybius’ para haberse convertido en un videojuego tan adictivo. Suele ocurrir que, ante este tipo de triunfos tan espontáneos, la fama se justifica con un plan diabólico orquestado por aquellos que quieren controlarnos. En este caso, el plan tenía además consecuencias fatales para los usuarios: convulsiones, pérdida de memoria, alucinaciones…

Aquellos supuestos efectos secundarios eran producto de una combinación de luces y colores pricodélicos capaces de actuar directamente en el subconsciente del jugador. Para darle más vidilla a la leyenda, se llegó a decir que durante los primeros meses en los que ‘Polybius’ se implantó en los salones de recreativos estadounidenses, era frecuente la presencia de unos hombres vestidos de negro que tomaban notas mientras observaban discretamente a los jugadores, como si se tratara de un experimento con humanos.

La máquina fue presuntamente un invento de de Rottberg, que desde finales de los 70 trabajaba programando para la empresa Atari. Sólo que ‘Polybius’ no sería un encargo de ninguna empresa privada, sino del mismísimo gobierno de los EEUU. A principios de los 80 comenzó a instalarse en los salones de recreativos y una década después desapareció. ‘Polybius’ pasó a formar parte de la cultura freak estadounidense convirtiéndose en una de las leyendas urbanas más famosas del ámbito de los videojuegos. Incluso en un capítulo de Los Simpsons se hace un guiño a esta historia y aparece una de estas máquinas con el sello “propiedad del Gobierno de los Estados Unidos”.

Actualmente en algunas páginas webs se puede encontrar una versión ‘nueva’ de este videojuego en el que, accediendo a un menús de opciones -un tanto engorroso- se pueden programar funciones -a modo de burla- como mensajes subliminales, alucinaciones o ataques de epilepsia. Y es que se llegó a decir que, en ocasiones, al finalizar la partida, aparecían por error en la pantalla textos como “índice de suicidios” o “terrores nocturnos”, cuyas estadísticas eran anotadas por los misteriosos hombres de negro.

Lo más probable es que sólo se tratara de una estrategia comercial para atraer más clientes o para hundir a ‘Polybius’ y favorecer a otras empresas de programación de videojuegos. Pero hasta entonces, nunca una partida había sido tan arriesgada.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.