‘Pollo con ciruelas’

Pollo con ciruelasEl cuento de un corazón roto.

 Cuando Nassir Ali Khan, el mejor violinista de todos los tiempos, pierde su violín, el artista se sume en una profunda depresión y decide que no queda más destino sino el de esperar a la muerte. Aunque en un primer momento baraja la opción del suicidio, decide que éste es poco elegante para un artista como él así que únicamente se tumba en su cama invocando al ángel de la muerte que tardará exactamente ocho días en cumplir su cometido.

Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi Persépolis– vuelven a demostrar una gran sensibilidad estética en Pollo con ciruelas, una historia sencilla que se enriquece con los saltos temporales, su peculiar narrativa –tanto visual como a nivel de guión- y las conexiones entre los diferentes ‘cuentos’ que la componen.

Paronnaud y Satrapi han unido sus talentos en un guión elaborado como un menú completo: un buen entrante para ir abriendo el apetito –el arranque de la película crea grandes expectativas-, un segundo plato para degustar con calma –las diversas historias que van haciéndonos entender la trama- y un postre dulce pero sin excesos –el desenlace no es empalagoso, pero es prácticamente imposible que el plano final no nos arranque un suspiro-.

En cierto modo, una extraña voz narrativa –cuya identidad no se descubre hasta bien avanzada la trama- nos descubre los últimos ocho días de vida de Nassir Ali –Mathieu Amalric, Las malas hierbas– a través de los recuerdos de su vida, como si de un cuento se tratara. Todo perfectamente orquestado para que podamos entender por qué el violinista ha decidido que solo le queda esperar a la muerte y que esta decisión no tiene marcha atrás.

Pollo con ciruelas es una película sobre muchos tipos de amor –el amor a la música, a una vida pasada, el amor no correspondido, el amor silencioso, el amor propio- y sobre cómo hay piezas tan delicadas en el mecanismo de los seres humanos que, una vez que se han estropeado, ya no hay manera de volver a hacerlas funcionar.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.