Podemos relaciona el negocio del agua con el del ladrillo

el negocio del agua

Debate sobre el negocio del agua

Manuel Marrero recuerda que se vierte al mar agua depurada

Manuel Marrero, diputado del Grupo Parlamentario Podemos Canarias ha asegurado que “el negocio del agua potable está en manos de grupos empresariales muy importantes y potentes que están relacionados con el piche y el ladrillo”.

Marrero, que ha participado ayer sábado en el encuentro-debate ‘¿Solución a los vertidos? Alternativas de depuración. Ciclo del agua’ impulsado por Podemos Canarias, ha insistido en la tesis de que en las Islas “la depuración del agua es un timo”.

El negocio del agua

“El agua en Canarias, además de ser un bien escaso, es un bien caro y está en manos privadas, por lo que la sociedad debe intervenir en este asunto, pues los usuarios pagamos para que sea potable, pero solo se depura el 18 por ciento en Canarias y nos gastamos un dineral en embotellada”, ha insistido Marrero.

El diputado se ha preguntado “por qué se tiene que tirar agua depurada al mar, que además ha sido desalada con altos costes, en vez de que pueda ser reutilizada”. “Porque todo forma parte de un negocio”, ha remachado.

Depuración: ineficiente y costosa

Por su parte, Fátima Campos, doctora en Ingeniería del Terreno, licenciada en Ciencias Químicas y miembro de la plataforma Equo, ha incidido en que “en Canarias se debe invertir menos, pero se debe invertir bien” en todo lo relacionado a la depuración.

“No es de recibo que la depuración sea tan ineficiente que haya que verter al mar el agua depurada y los lodos, en el mejor de los casos, pasarlos a los vertederos, pues existe tecnología alternativa menos costosa y no entiendo cómo los planes hidrológicos insulares no cuenten con ella”, aseguró Campos.

Asimismo, expuso la posibilidad de “hacer una depuración descentralizada”, que causa menos problemas, pues “a nivel municipal se puede aprovechar el agua residual que genera el municipio para gestionarla de manera comarcal”, generando así beneficios.

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *