Pirámides de Sudán

Pirámides de Sudán

Pirámides de Sudán / B N Chagny

El legado del Reino Meroe

Al norte de Sudán, en las inmediaciones del Alto Nilo, existió hacia el siglo V a. de C. un microimperio de guerreros que rivalizaron otras de las civilizaciones existentes en la época. Las Pirámides de Sudán no alcanzan la majestuosidad de las de Egipto, pero son el reflejo de la riqueza y la prosperidad en la que durante mucho tiempo vivió el Reino Meroe.

El origen de las Pirámides de Sudán

Este complejo arqueológico que se encuentra a unos 200 kilómetros al norte de la capital sudanesa. En la egiptología este territorio recibe el nombre de Reino Kush, una palabra que podría traducirse como ‘curva’ y que al parecer guarda relación con el omnipresente río Nilo. En esta curva del río vivían los exóticos nubios y precisamente el Reino Kush es lo que genéricamente se denomina Nubia.

Los egipcios no tuvieron ningún escrúpulo a la hora de esclavizar a los nubios y arrebatarles sus recursos naturales. Tras el saqueo de la ciudad de Napata (Kush), la capital del reino pasó a ser Meroe. En este momento los nubios se vieron en la necesidad de dignificar su posición frente a los egipcios y una vez fundado el Reino Meroe comenzaron a trabajar en una arquitectura que reflejara también su identidad.

Las élites nubias invirtieron en la construcción de nuevas edificaciones que aunque distaban mucho de las majestuosidad egipcia dejaban claro su nuevo estatus. Alrededor de 700 años de esplendor cultural avalan el trabajo de los reyes nubios por dignificar identidad frente a los egipcios.

Hasta comienzos del siglo XX las pirámides del norte de Sudán no serían excavadas. Son construcciones pequeñas, de unos 12 metros de altura, perfectamente mimetizadas con el desierto. Su tamaño no es algo casual: a juzgar por la información obtenida de los bajorrelieves, cada pirámide se remite a un reinado y el tamaño de la pirámide guarda relación con el tiempo que cada rey estuvo ocupando el trono. A mayor tiempo, mayor altura.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.