Periodistas como políticos: la sonrisa televisiva que se ríe de nosotros

Francisco Huesa

Esta mañana me asaltó una pregunta: ¿Y qué fue de Paco Padrón, el presidente y presentador de Canal 7 Televisión?. Días atrás y por casualidad, pasé por la calle de la pastelería López Echeto, donde también estaban las instalaciones de dicho canal. Y digo bien, estaban. Ahora se puede leer por fuera del edificio: ‘Se Alquila’.

Leyendo artículos de principios de este año en Internet encuentro la respuesta a mi pregunta: “Padrón, acusado de pederastia. La Fiscalía solicita 18 años de prisión” (canarias7.es). Obviamente no me extraña su ausencia y venta del canal. Por cierto, canal al que se le concedió la licencia para la emisión en TDT de sus contenidos. ¡Fantástico!.

La gente no tiene memoria histórica. Para corregir este “pequeño” defecto nació Internet. Doy gracias por ello. Así pueden, aquellos a los que les pique la curiosidad, indagar en el pasado turbio de los periodistas de Tenerife que reciben llamadas de señoras mayores que halagan su papel de presentador que habla por y para el pueblo. Es el caso de Manuel Artiles. Saco su nombre a la luz, no por no ser de Tenerife -irrelevante al caso-, sino por su indudable conexión con presuntas deudas y extorsiones según publica eldigitaldecanarias.net. Publicaron un artículo de Pepe López, dueño de Mi Tierra TV que es digno de leer muy despacio y subrayando. Pero al igual que encontramos artículos del calibre mencionado, podemos toparnos con una entrevista “limpiadora de imagen” hecha al propio presentador en el portal canarias7.es y cuyas preguntas formularon los lectores. Filtramos dentro del artículo por la palabra deudas y lo que dice a la pregunta de por qué dejó Azul Tv es: “Pues lo dejé porque la vendí. Me arruiné, monté la televisión más importante de Tenerife pero no era un empresario, era un comunicador y no hice bien las cosas. No podía dormir con las deudas y decidí venderla y quitarme de en medio durante un tiempo. Luego, me formé a nivel empresarial y cuento con una empresa que es Mírame TV que es muy rentable, con un capital de unos dos millones de euros y soy muy feliz. ¡No me lo creo ni yo!”. Casi se me saltan los ojos por el asombro al leer semejante respuesta.

Sólo un comentario: es conocido por quien les escribe que los que trabajaron una vez en esa empresa se fueron porque, primero no cobraban y segundo porque poco se aprendía delante y detrás de las cámaras. Sin contar todo lo que se oye en la calle de las deudas que ha dejado y deja este formadísimo empresario.

Y para rematar “la función”, otro nombre que supongo les sonará de algo: Andrés Chaves. El de Radio Burgado, el de sus artículos los domingos en el periódico El Día, sus entrevistas en El Día Televisión o sus opiniones a través del teléfono, donde quiera que esté, para su nueva radio. Lean este titular de laprovincia.es: “Miguel Zerolo utilizó en varias ocasiones las instalaciones de la Unidad de Intervención de Policía Local (Unipol) en compañía del periodista Andrés Chaves para hacer prácticas de tiro”. Esto se reduce a una simple anécdota cuando escucho un audio en noincineraciontenerife.com donde el citado periodista se proclama amigo de Miguel Zerolo y le llama inmoral y demás cosas que, me he dado cuenta a estas alturas del artículo de opinión, me cansan… Sí les digo una cosa: una audiencia cero no justifica un sueldo ni una empresa que realmente sobra en Canarias.

 

 

 

Francisco Huesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.