‘Perdida’

'Perdida'Demasiada trama sin sentido en un argumento que prometía.

Entre unas cosas y otras, a la nueva película de David FincherSeven, Zodiac– le sobra una hora de metraje. Si se pudiera meter tijera, lo ideal sería descargar Perdida con unos cuantos retoques aquí y allá cada cierto tiempo, especialmente después de la primera mitad de la película, cuando la trama empieza a perder coherencia. En cierto punto, es como si Fincher y Gillian Flynn -autor del libro Gone girl, en el que se basa la cinta- hubieran decidido convertir la película en una de esas historias de ‘lanza los dados: si sale un cinco, ve a la página veinte. Si sale un tres, pasa de página-.

Y es que, una vez superada la fase inicial de desconcierto e inmediatamente después de que un nuevo giro argumental obligue al espectador a permanecer atento a la siguiente jugada, Perdida -haciendo alarde de su título en castellano- avanza sin ton ni son hacia un desenlace absolutamente prescindible que podría haberse resuelto mucho antes de que el espectador se agotara haciendo concesiones a los reiterados sinsentidos.

En el día de su quinto aniversario, la mujer de Nick Dunne -Ben Affleck, Argo, The town– desaparece. Amy –Rosamund Pike, El gran año, Fracture– no es una mujer corriente y su desaparición tampoco. Un rastro de pistas permite a los investigadores del caso avanzar en la hipótesis de un posible secuestro y ahondar en la relación de pareja entre Nick y Amy, con tantos recovecos que harán sospechar de que realmente se trate de un asesinato.

Pero la tensión inicial de este argumento no consigue mantenerse durante los 149 minutos de metraje en los que el espectador para de la curiosidad al hastío para terminar en la decepción del final.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.