Paulino, ese prodigio de la oratoria

Paulino Rivero: “El objetivo del Gobierno es crear 80 mil puestos de trabajo. No sé si lo conseguiremos o no, pero es nuestro objetivo”.

Oradores canariosHay vivencias que nos acompañan para siempre. Todos hemos sufrido el impacto de algún instante mágico, irrepetible, imperecedero: el primer beso, el genial diálogo de una película, la mirada profunda de quien nos ama, esa melodía que siempre nos hace llorar… Desde hoy, los canarios podemos añadir uno más a nuestro archivo de momentos inenarrables.

El Presidente del Gobierno de Canarias, haciendo gala nuevamente de su infinita capacidad oratoria, de su talento narrativo, de su genio lingüístico, dejó para la posteridad la frase con la que comenzamos este modesto artículo. Tuvo lugar durante el Debate sobre el Estado de la Nacionalidad Canaria y cuando uno se topa con semejante monumento filosófico, antropológico y poético, lo más conveniente es callarse, escuchar y disfrutar. Como ocurre con el “Haiku” o poesía japonesa, en la brevedad está el secreto de la profundidad. Añadir cualquier comentario a la magistral sentencia que cambiará para siempre la historia de la política en nuestro archipiélago sería un sacrilegio, un ultraje, un crimen. Desgraciadamente, este humilde periodista jamás podrá estar a la altura de semejante clímax verbal, así que espero que me perdonen si lanzo al aire algunas reflexiones.

La primera: ¿Cuánto tardará la eminencia responsable de escribirle los discursos a Paulino en cambiar a un Presidente por otro y emigrar a Estados Unidos para ejercer el mismo oficio junto a Barack Obama? El americano tenía fama de conquistar a su audiencia con los mejores y más emocionantes discursos de los últimos tiempos. Desde ahora, esos textos parecerán destinados al Club de la Comedia. Similar destino espera a “La Historia me Absolverá”, de Fidel Castro, el emocionante “I Have a Dream”, de Martín Luther King o las históricas palabras de Mahatma Gandhi al Congreso Nacional Indio. La segunda: si es el propio Paulino quien escribe de su puño y letra esas gemas léxicas, ¿a qué está esperando la Real Academia de la Lengua para cederle el sillón de alguna letra (minúscula, para que le lleguen los pies al suelo)?

Pero nuestro Presidente, no sólo nos maravilló con está memorable frase. También nos regaló otras imperecederas, como cuando afirmó que la única solución a la crisis actual es “más turismo y más construcción”, contradiciendo lo que en el mismo debate aseguró el año pasado, “más talento y menos cemento”, dando lugar a lo que ya se conoce en los círculos académicos como la “paradoja pauliniana”. Otras muestras de su hipertrofia cultural fueron que “Canarias será un pueblo bilingüe en 2020” (eso sí, no desveló el idioma que hablaremos aunque me atrevo a afirmar que será un lenguaje telepático propio de intelectos superiores), “hay que impartir en inglés la educación física” (refiriéndose a las abdominales bilingües de toda la vida) y “hoy más que nunca hace falta que sea necesario un compromiso” (tras la que se produjeron varios desmayos entre los Parlamentarios).

Las repercusiones han sido inmediatas. La prensa internacional se hace eco del nuevo líder de masas, las editoriales le reservan a Paulino el lugar de honor en sus diccionarios de citas célebres, millones de cibernautas colapsan “youtube” para rememorar, con un nudo en la garganta, estos momentos históricos una y otra vez. Y hay más. Filósofos de varias universidades europeas y americanas hablan ya de incorporar estas palabras a los planes de estudios y Eduardo Punset ha confirmado que le dedicará una temporada entera del programa “Redes”.

Semejante impacto mediático y, sobre todo, espiritual no se producía desde los tiempos en que Jorge Rodríguez, Consejero de Empleo, aseguraba que “Canarias sigue con el objetivo del pleno empleo para 2013”, frase que, pronunciada en octubre de 2008, en plena debacle económica, fue incomprendida, y que, con toda seguridad, será valorada en su justa medida con el paso de los siglos de los siglos, amén. Mal interpretadas también han sido las recientes palabras de Rita Martín, Consejera de Turismo, cuando afirmó que “a La Palma no le interesa el turismo”. En la próxima Bajada de la Virgen se demostrará que tenía razón, cuando se compruebe que el Cabildo de la Isla Bonita ha contratado Enanos con metralleta para impedir la llegada de foráneos al aeropuerto. Tampoco podemos olvidarnos de otras joyas de la literatura política (me perdonarán si no soy estrictamente literal en alguna; cambian las palabras, pero la esencia permanece) como “una ONG será lo que usted dice, pero en el Ayuntamiento no figura ninguna organización que se llame así”, y otra que, quizá esté un escalón, sólo un escaloncito, por debajo de la genialidad expelida por los labios de Paulino Rivero. Fue aquel glorioso momento en el que al resto de los mortales se nos desveló que “el sebadal es cuando te coge una ola y te revuelca y sales arañada”, Luz Reverón dixit.

Todas estas citas, escritas con letras de oro en los manuales de oratoria, han sido pronunciadas por políticos canarios. ¿Casualidad? ¿Alineamiento planetario? ¿Dios los cría y ellos se juntan?

De nuestra jodida condescendencia depende que se sigan produciendo.

Para quien quiera rememorar estos históricos momentos:

ONG:

http://www.youtube.com/watch?v=2fl4NM2LLMw

Sebadal:

http://www.youtube.com/watch?v=Y4JN5n-WuwY&feature=related

Rivero:

http://www.laprovincia.es/canarias/2010/03/26/rivero-2020-canarias-sera-pueblo-bilingue/292673.html

Pleno empleo:

http://www.adn.es/dinero/20081003/NWS-1778-Gobierno-Canarias-empleo-aspira-pleno.html

 

 

 

 

El Palmero Justiciero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.