¡Unámonos!

Partido "Pensionistas españoles"

Partido “Pensionistas españoles”

Manifiesto: creación del nuevo partido “Pensionistas Españoles”

Lema: “¡ UNÁMONOS !”

–Una formación exenta de credo político. Un partido para Defensa de la Dignidad de los Pensionistas Españoles y Protección de sus valores humanos, derechos e intereses.

–Diez millones de potenciales afiliados con previsiones electorales de mayoría absoluta.

–Jubilados actuales más los venideros con perspectiva de aún más alto riesgo.

–A esta filiación y el consiguiente electorado, podrían añadirse los abstencionistas que renuncian a expresarse por su escepticismo contra cualquier partido político. Encontrarían aquí la motivación suficiente, no política, de ejercer su derecho de participación  y configurar su indignación como si se tratase de un voto de castigo. Tal que los “escaños en blanco” pero con más eficacia y mayor beneficio social y personal.

–Demostrado por reiteración que “la sociedad civil es la única capacitada para resolver sus propios problemas”, como pueblo soberano, nos vemos en la necesidad y obligación de asumir directamente la responsabilidad sobre la situación actual de los pensionistas. No delegarla en los poderes del Estado ante su fallida gestión al respecto.

–No se irá contra nada ni contra nadie. Considérese un movimiento popular de defensa propia ante las asechanzas del poder instituido por el trato vejatorio inferido a este numeroso grupo de población, sobre el que se actúa con menosprecio y abuso sistemático por considerarlo vulnerable e indefenso.

–Es por lo que resulta necesario e imprescindible aglutinar voluntades individuales y la legítima buena fe de las diversas  asociaciones reivindicativas y grupúsculos dispersos de jubilados, que van surgiendo como elementos de autodefensa, pero con la falta de fuerza suficiente que debe proporcionar el número del “todos a una”.

–El ideario de la formación, será tan escueto y preciso como figura en el primer párrafo de presentación del proyecto. No habrá implicación ideológica alguna ni nadie podrá ejercer cualquier indicio de adoctrinamiento político. En tal sentido, ningún afiliado podrá estar comprometido con partido alguno. Obviamente, habrá situaciones personales de “lealtad sobrevenida” que prioricen la fidelidad al “partido de siempre”. En tal caso, con el necesario y debido respeto, se aceptará la renuncia por  incompatibilidad de los sentimientos o emociones particulares con los estrictos valores que configurarán nuestro ideario. Se asumirá el porcentaje de “imposibilidades”, con la previsión de que será compensado con creces por los otros colectivos antes aludidos.

–Sobre unas bases reivindicativas concretas y fundamentales se desarrollará un programa encaminado a restaurar la dignidad mancillada por una deplorable gestión política y a recuperar el estado del bienestar que se nos ha hurtado y se sigue deteriorando desde la impunidad más absoluta.

–La primera exigencia, como buque insignia del movimiento, será la supresión del IRPF a todos los pensionistas, por tratarse de un flagrante latrocinio como doble imposición ilegal que supone esta fiscalidad fraudulenta y atentatoria contra los derechos fundamentales de los afectados.

–Al unísono, se exigirá una contrarreforma laboral que restituya la filosofía y concepto de “trabajo digno=salario digno”, en orden a recuperar la solvencia de la caja de las pensiones que se nos ha esquilmado falazmente. Es evidente que la precariedad laboral actual no permite reponer lo sustraído con la eficacia necesaria. Con fortaleza suficiente se puede reconducir la aberración económica auspiciada por la supuesta crisis, durante la cual los beneficios empresariales se han incrementado ¡¡¡el 200 %!!!, a costa de unas condiciones laborales abusivas y salarios miserables. Es evidente que no debemos seguir consintiendo tamaño disparate.

–Seguirán otras medidas encaminadas al definido mismo fin. P.ej.: las pensiones no contributivas deberán ser asumidas por el Estado a través de sus PGE. No pueden ser una carga más para los jubilados actuales, que por mor de la nefasta “reforma laboral”, en muchos casos tienen que afrontar los gastos familiares de hijos en paro o con infamantes trabajos precarios. En los casos de ERE que impliquen jubilaciones anticipadas, durante el período hasta la edad establecida de jubilación real, las percepciones dinerarias que no afecten al empresario, deberán también ser responsabilidad directa del Estado.

–Demasiadas asignaturas pendientes, como la peyorativa situación de las mujeres en este ámbito pensionista. Gestión controlada de residencias y asilos. Atención especial a discapacidades consecuencia de la edad. Alternativas de supervivencia activa tras la jubilación. Que los posibles minijobs captados a posteriori estén exentos de gravamen fiscal. Reposición de lo sustraído en la caja de las pensiones con la devolución del rescate bancario más intereses de demora… En fin, multitud de parámetros vitales que, desde luego, ni la legislación ni la política están capacitadas para tratar con eficacia, ni disponen de sensibilidad humanitaria para ello.

–En esta misma onda se confeccionarán los estatutos y se dará forma a nuestro ideario definitivo. Es por lo que necesitamos un bloque numeroso y homogéneo de donde extraer a los personajes más válidos y mejor preparados, con conocimientos suficientes para organizar la estructura orgánica del partido y establecimiento de medios para su desarrollo.

–Conscientes de la abundancia de detalles, matices e imponderables  que surgirán a lo largo de este proyecto, pero con la convicción de su viabilidad y éxito, todo consiste en una sola palabra: “voluntad”, que si además es colectiva y tan firme como procede, quienes nos supongan utopía, sabrán de nosotros y hasta serán también beneficiados por una labor bien hecha.

–Hubo un 15-M muy ilusionante en principio, que fracasó por falta de liderazgo  y ausencia de estructura política. Se rechazaron, con buen criterio, injerencias políticas que pudieran perturbar aquellos ideales reivindicativos. El imperativo “Indignaos” de Stephan Hessel y la doctrina del insigne José Luis Sampedro, calaron a la perfección en las gentes de bien y en los damnificados por la lamentable gestión política. Fue un movimiento que no salió adelante por cierta debilidad, bien aprovechada por la apisonadora de la mayoría absoluta con sus “lecheras” en la Puerta del Sol, y la campaña de desprestigio mediático para emperroflautar ante la opinión pública un conato revolucionario que, si no asustó del todo, al menos creó inquietud, cuando lo deseable y honesto hubiera sido escuchar con atención un clamor popular que solo exigía derechos y justicia. Por desgracia, se desvió el impulso inicial cuando, ya pasado el tiempo, se subieron al carro los dirigentes antisistema que no tuvieron nada que ver con sus orígenes, pero les vino bien apuntarse el tanto.

–Intentaremos divulgar este manifiesto, con la mayor amplitud posible, para que llegue a la totalidad de afectados actuales y a las agrupaciones aisladas de pensionistas para que aporten ideas, propongan personas y den posibles soluciones a la situación real.

–A tal fin, es necesario definir un punto de confluencia. Como primer contacto, propongo mi blog www.elrincondelbonzo.blogspot.com. Les invito a visitarlo con  comentarios a favor y en contra, sugerencias, propuestas e ideas que aporten sentido común y uso de razón. Todas las intervenciones al pie de este escrito, ya inserto en la última página, serán contestadas de inmediato.

 

Carlos Castañosa Calvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.