Palomares, 47 años después del accidente

A pesar del tiempo transcurrido, la tierra continua contaminada de plutonio.

Han pasado casi cinco décadas desde que un bombardero B-62 chocara con un avión nodriza mientras repostaba en vuelo. Como consecuencia, cuatro bombas termonucleares cayeron sobre los terrenos de Palomares, en Almería, contaminando la zona con el material radioactivo que llevaban dentro.

Tal como denuncia la plataforma Ecologistas en Acción, las operaciones de limpieza que se llevaron a cabo en el momento fueron insuficientes, dejando sobre el terreno importantes cantidades de plutonio que hacen imposible el uso de estas tierras para el cultivo. Pero lo verdaderamente grave, según denuncia la plataforma, es que desde entonces apenas se ha hecho nada en las parcelas que aún hoy se encuentran contaminadas y que fueron valladas entre 2004 y 2010 para impedir el acceso al público y controlar los movimientos de tierra. Actualmente existen unos 50.000 metros cúbicos de tierra contaminada distribuidos en cuatro parcelas valladas de unas 60 hectáreas. Con el tiempo, el volumen de tierra contaminada va en aumento y el plutonio se transforma en amercio, radiológicamente más peligroso.

A pesar de que en su momento el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas -CIEMAT- tomó la iniciativa de la limpieza del terreno, expropió algunas parcelas y alquiló otras para que volvieran a sus dueños tras la limpieza, muchos de estos alquileres expirarán en 2013 sin que el problema haya sido del todo solucionado. Por este motivo, desde Ecologistas en Acción se exige al Gobierno español y al estadounidense que den una respuesta definitiva al accidente que dejó contaminadas las tierras de Palomares el 17 de enero de 1966.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.