20 años del nacimiento de la oveja Dolly

oveja Dolly

La oveja Dolly

Los investigadores del Instituto Roslin lo intentaron con 29 embriones hasta que finalmente lograron la clonación de un mamífero

En total se necesitaron 277 intentos para obtener los 29 embriones que fueron implantados en diferentes ovejas. Algunos de ellos ni siguiera se convirtieron en un embarazo antes de ser abortados, pero al menos uno consiguió sobrevivir. El 5 de julio de 1996 a las 16.30 nacía en escocia la oveja Dolly.

La esperanza biomédica de la oveja Dolly

La clonación del primer mamífero generó una gran polémica en torno a la ética de estas prácticas. Sin embargo también abrió una ventana a nuevas esperanzas en el ámbito de la medicina y en la posibilidad de poner fin a determinadas enfermedades.

Con todo, si se analizan los últimos 20 años desde el nacimiento de la oveja dolly, ninguno de los pronósticos se cumplió. Ni la manipulación humana sobre el ADN ha generado los grandes avances esperados en el ámbito de la biomédica (al menos de momento) ni la clonación humana se ha convertido en la gran amenaza de la sociedad actual.

Es probable que el optimismo del momento elevara demasiado las expectativas en torno a uno de los grandes logros científicos de las últimas décadas, pero harán falta más de 20 años para saber cuál ha sido la verdadera repercusión en aplicaciones médicas. Lo que parece evidente es que la clonación de la oveja Dolly supuso el punto de partida en el desarrollo de otras técnicas científicas y probablemente ése haya sido uno de los mayores logros hasta el momento.

El final de la oveja Dolly

A los 7 años de edad y como consecuencia de sus problemas óseos (artritis) y pulmonares (Jaagsiekte), Dolly envejeció prematuramente y tuvo que ser sacrificada el 14 de febrero de 2003. Actualmente la oveja más famosa de la historia se exhibe en una vitrina del Museo Real de Escocia, en Edimburgo.

En cuanto a la clonación de mamíferos, a nivel práctico el hecho parece haberse quedado en algo anecdótico, aunque en EE.UU está autorizada la venta de carne de animales clonados, una técnica que por lo general no se utiliza realmente para comercializar cárnicos sino para mejorar la raza de las reses.

Por otro lado hubo un tiempo en el que se puso de moda la clonación de mascotas y diversas compañías coreanas y estadounidenses ofrecen este servicio a escéntricos millonarios por precios que rondan los 100.000 euros. En este sentido, la clonación más famosa de los últimos años fue la de Trakr, el perro policía que localizó al último superviviente tras los ataques del 11-S.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.