Operación ‘Ojo rojo’

Operación 'Ojo rojo'¿Enemigo a la vista?

Lo que iban a ser unas maniobras rutinarias terminaron convirtiéndose en uno de los sucesos más extraños de la aviación española.

Sucedió el 4 de noviembre de 1970, en el marco de la operación ‘Ojo rojo’, una serie de maniobras conjuntas entre el Ejército español y el norteamericano para poner a prueba la velocidad de respuesta de dos de sus cazas más potentes en caso de un posible ataque aéreo.

Dos F-86 despegaron esa mañana desde la base aérea de Zaragoza con rumbo a un hipotético enemigo ubicado al norte de Gijón, en el Cantábrico. Sin embargo, en mitad de las maniobras los radares de la base aérea detectaron algo anómalo, una señal que se correspondía con la existencia de una amenaza real que se aproximaba a los dos aviones españoles.

Los pilotos rastrearon la zona en la que, según los datos que aparecían reflejados en los radares de la base, debía estar el tercer avión, a un kilómetro por encima de la altura a la que volaban los cazas. Sin embargo, estos no dieron con ningún rastro y se les ordenó que regresaran a la base para finalizar el simulacro. Poco antes de llegar a la pista de aterrizaje, los pilotos confirmaron haber visto algo sospechoso en su trayectoria. Según el radar, ese ‘algo’ los seguía a unos tres kilómetros de distancia y se aproximaba a ellos a una velocidad sorprendente. Los pilotos recibieron la autorización para abortar el aterrizaje y realizar una segunda inspección. Entonces, apareció. Un aparato ovoidal con destellos metálicos hacía maniobras rápidas y llenas de destreza para evitar que los aviones españoles pudieran encararlo en ningún momento. En cuanto los cazas lograban aproximarse a él, la nave conseguía esquivarlos para situarse nuevamente a sus espaldas. Tras varios intentos de los pilotos españoles, la nave ascendió en vertical a una velocidad sorprendente y desapareció de la vista de los pilotos y de los radares.

Hasta el momento, los datos de este suceso permanecen archivados y no se conoce mucho más al respecto.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.