Obligado a reconocer a una hija de 35 años

Un juez del Puerto de la Cruz decreta la obligación de un hombre a reconocer la paternidad de su hija de 35 años ateniéndose a lo que dicta la legislación vigente.


La reclamante, una mujer de 35 años, había solicitado conocer la identidad de sus progenitores, por lo que inició la tramitación legal de su demanda alegando una “necesidad vital de saber quién es mi padre”. Según lo establecido por la ley vigente, existe el derecho de que “todas las personas tienen derecho a conocer a sus progenitores”, por lo que el juez que llevaba el caso ha decretado la obligatoriedad de dicho reconocimiento. La familia de la demandante le había ocultado la identidad del padre durante toda su infancia, pero a los ocho años, cuando la madre intentó que el progenitor reconociera a su hija en privado, ésta supo por primera vez que se trataba de un abogado de Familia que ejercía en Tenerife. Tras la muerte de la madre, alguien del entorno de la demandante retoma la historia de su padre y le cuenta toda la verdad, momento en el que la joven, que ya tenía 18 años, lo busca con la intención de obtener un reconocimiento privado de su paternidad para “poder equilibrar su vida, como es natural en todo ser humano”. Ante la negativa del abogado, la demandante llevaría el caso por la vía legal y finalmente ha logrado que el juez falle a su favor obligando al abogado a que reconozca la paternidad de una mujer que ya tiene 35 años.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.