Nuevo incidente en un vuelo de Ryanair

Un avión con destino a Gran Canaria tuvo que regresar a Madrid por un problema de depresurización.

Un total de 16 personas tuvieron que ser atendidas tras el aterrizaje en Madrid – Barajas después de que el avión de Ryanair en el que viajaban con destino a Gran Canaria tuviera que regresar por un problema de pérdida de presión en la cabina.

A pesar de que la aeronave aterrizó sin problemas en Madrid, se puso en marcha el protocolo rutinario de ‘Alerta local preventiva’ después de que el piloto avisara a la torre de control de este problema técnico. A pesar de que según Aena no “no hay constancia de humo en el motor”, varios pasajeros aseguran haber notado un fuerte olor a quemado antes de que se desplegaran las mascarillas de emergencia.

De las 16 personas atendidas por dolor de cabeza y oídos, 14 recibieron en alta y otras 2 fueron trasladadas por la compañía a un hospital para una revisión más profunda.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.