Nueva ordenanza de terrazas en Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento compatibiliza el disfrute de los espacios públicos con la actividad económica en las calles de la capital

La nueva ordenanza de terrazas en la capital grancanaria incluye las propuestas presentadas por diversas asociaciones vecinales, los partidos de la oposición y las organizaciones empresariales. El objetivo de este nuevo texto es el de obtener un mayor aprovechamiento del suelo público sin perturbar la actividad cotidiana de los barrios.

Con este fin se han introducido algunas modificaciones en el texto presentado inicialmente por el equipo de Gobierno. Así, la nueva ordenanza de terrazas en Las Palmas de Gran Canaria incluye cambios que afectan de manera positiva tanto a los vecinos como a los comerciantes de las zonas más transitadas:

  • Se amplía de dos a cuatro años del plazo de vigencia de la autorización de las terrazas.
  • Se simplifica el procedimiento de tramitación y la resolución de la autorización para instalar una terraza.
  • Los propietarios de las terrazas no colocarán anclajes fuera de la superficie autorizada de ésta para facilitar la labor a los servicios de limpieza.
  • Existirá la posibilidad de conceder licencias de terrazas con música a locales situados en lugares en los que no se ocasione molestias a los vecinos por ruidos, como polígonos industriales.
  • La superficie de ocupación de las terrazas no podrá superar en ningún caso el 50 por ciento del espacio de uso público.

Dos años para adaptarse a las exigencias de la nueva ordenanza de terrazas en la capital insular

Los titulares de las autorizaciones dispondrán de un plazo de dos años, a partir de la entrada en vigor de la ordenanza, para adaptarse a la nueva normativa. Se trata de un tiempo prudencial para que estos establecimientos puedan llevar a cabo las reformas necesarias conforme a las nuevas exigencias municipales.

A partir de esta fecha el Ayuntamiento reforzará la vigilancia y supervisión para hacer cumplir la nueva normativa de terrazas sin excepciones. Con esta iniciativa se plantea la progresiva implantación de la accesibilidad universal y la atención al paisaje urbano, especialmente el de los conjuntos históricos.

La nueva norma, una vez aprobada en Comisión de Pleno, después de superar el período de alegaciones correspondiente, deberá ser ratificada en el próximo pleno municipal.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.