No golpeen a los manifestantes

Amnistía Internacional denuncia los abusos de la policía en las manifestaciones.

Personas que se manifestaban pacíficamente en países de la Unión Europea han recibido golpes y patadas, han sido rociadas con gas lacrimógeno y han sido alcanzadas y heridas por proyectiles de goma. “Sin embargo, no se investiga ni castiga el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía”, denuncia Amnistía Internacional.

A través de relatos personales procedentes de Grecia, España y Rumania, el documento de Amnistía Internacional titulado Actuación policial en las manifestaciones en la Unión Europea pone al descubierto el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes y periodistas, las detenciones arbitrarias y la obstrucción del acceso a la asistencia médica, y pide a los gobiernos que investiguen estas violaciones de derechos humanos e impidan su comisión.

“Sí, la policía es responsable de proteger la seguridad y el orden público. Pero también tiene la obligación de garantizar que todas las personas que residen en su territorio pueden ejercer el derecho de reunión pacífica“, ha señalado Fotis Filippou, coordinador regional de campañas de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

“Los gobiernos deben dejar claro y reiterar que los agentes de policía no pueden recurrir a la fuerza si no es estrictamente necesario. Deben aprobar directrices estrictas sobre el uso de material antidisturbios potencialmente letal, como pulverizadores de pimienta y gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma”.

Amnistía Internacional denuncia el caso de Paloma, periodista que cubría una manifestación de mineros celebrada en Madrid en julio de 2012, fue alcanzada por una bala de goma cuando la policía intentó dispersar la protesta. El año anterior, un agente de policía la había golpeado con una porra durante una manifestación en Madrid contra el visita del Papa. Presentó denuncia, pero el caso fue archivado al no poder ser identificado el agresor.

Asimismo, el 9 de octubre de 2012, en una carta dirigida al ministro del Interior de España, Jorge Fernández, Amnistía Internacional planteó sus motivos de preocupación en relación con el uso de la fuerza y de equipamiento antidisturbios por parte de la policía, especialmente el día 25 de septiembre, cuando policías sin identificar golpearon con porras a manifestantes pacíficos, dispararon contra ellos balas de goma y amenazaron a periodistas que cubrían los hechos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.