‘No es una crisis, es el sistema’

Miles de manifestantes vuelven a ocupar la Puerta del Sol para mostrar su indignación ante el actual sistema político y social.

La capital española fue el punto de encuentro de las marchas de ‘indignados’ que hace algo más de un mes comenzaron en diferentes puntos del país. Ayer, la ciudad acogía a todos estos manifestantes y a los cientos de personas que se unieron a su causa para celebrar una multitudinaria manifestación como broche final de la “Gran marcha de los indignados”.

La manifestación, que reivindicaba una vez más el espíritu del 15-M, transcurrió sin incidentes, a pesar de que algunos comercios decidieron cerrar sus puertas. Algunos manifestantes dejaron impresas sus manos rojas en la fachada de las sucursales de algunos bancos así como en el edificio de Telefónica, y cuando la marcha pasó por delante del Banco de España, aumentó la crispación de los manifestantes, que alzaron la voz para gritar consignas como “Esta crisis no la pagamos” o “La voz del pueblo no es ilegal”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.