No es país para marianos

José Manuel Adán

La incapacidad del Presidente del Gobierno para controlar el gasto público de las CC.AA. concluye con un crecimiento de la deuda pública en relación con el PIB como no se conocía dese hace 160 años.

La incapacidad del Presidente del Gobierno para controlar el gasto público de las CC.AA., debido en parte a la rígida estructura legal de sus estatutos y de las escasas atribuciones establecidas tanto en la Ley General Presupuestaria como como en la de Estabilidad Presupuestaria, e incluso en la reforma del artículo 135 de la Constitución que deja para 2020 su efectividad , y en parte a su falta de energía para embridar a las CC.AA que siguen gastando para mantener la estructura actual de empresas públicas, fundaciones, y organismos duplicados con los de la Administración Central, concluye con un crecimiento de la deuda pública en relación con el PIB como no se conocía dese hace 160 años.

Las CC.AA  continúan, no pidiendo, sino exigiendo al Gobierno de la Nación, olvidando que son un poder del Estado subordinado, que les envíe fondos urgentemente y sin condición alguna, como ha sido el caso de la Comunidad de Cataluña  al exigir 5023 millones de euros y a pesar de ser la  que más fondos recibió a lo largo del año, sigue siendo la más endeudada en términos absolutos. La de Valencia solicita al Fondo de Liquidez más de mil millones de lo anteriormente anunciado, y superando con creces el déficit del 1.5% previsto para este año acordado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera ,habiendo gastado en  2011, 6648 millones de euros más de lo ingresado (2640me  en 2010). El gobierno no ha tenido más remedio que crear un fondo de liquidez de 18000 me y una línea ICO para pago a proveedores para facturas reconocidas antes del 31 de Enero de 2012, por un montante de entre 10.000 y 15.000 me, además prevé que Loterías puedan endeudarse para los mismos menesteres.

Con estas premisas, la falta de confianza en el Gobierno dispara la prima de riesgo, las Agencias  calificadoras rebajan la categoría de la deuda autonómica a la del bono basura. Por otra parte la carestía de la energía, incrementa la inflación, la demanda  de consumo se reduce por la tremenda presión fiscal originada en poco espacio de tiempo lo que originará un crecimiento paupérrimo o nulo en los próximos cinco años.

¿Qué hace el Registrador?: pedir dinero a BCE para que siga funcionando la noria exigiendo que compre deuda soberana sin límites, eso sí sin tocar una sola estructura que haga disminuir el gasto. Pero es que el BCE no se creó para esto .Se creó para: definir y ejecutar la política monetaria de la zona euro, realizar las operaciones de cambio, gestionar las reservas oficiales de divisas y promover el buen funcionamiento de los sistemas de pago. Es lógico que así sea porque es el instrumento esencial de la política monetaria, y no de la política fiscal, que es competencia de los Estados y de acuerdo con las directrices de los Tratados .Ninguna de esas funciones incluye la compra a mansalva de deuda pública de los países de la zona euro. De ahí la negativa del Presidente del Bundesbank Jens Weidmann , a la petición del Registrador ,que ya habló de” la adicción de los países del sur por la deuda” que es lo que ocurre en nuestro país con las CC.AA.

Si a esto le añadimos que las CC.AA incluso las gobernadas por políticos del partido en el poder no son capaces de definir una postura común (el caso de la ministra de sanidad estableciendo mediante R. Decreto las exigencias para los “sin papeles” dada la posible  quiebra o suspensión de pagos del sistema) negándose a respetar lo que tendrá rango de ley, por no citar el incumplimiento de las sentencias del Tribunal Supremo, lo que se traduce en una falta de confianza y de respeto como país.

Así lo próximo son los rescates, el financiero de 100.000 me(como se retrasa el FROB prestará a Bankia 4.000 ó 5.000 me el 14 de Septiembre, a su vez Bankia indemnizará a dos ex directivos de la época Rato con 2,3 me) y que ha venido precedido de una serie de exigencias de la UE: mayores tasas de capitalización de los bancos, más provisiones para sus créditos en mora, creación de un “bancos malos” con activos valorados a precios inferiores a los registrados en los balances, disolución de entidades que no ofrezcan garantía. Todo esto lo pudo hacer el Gobierno nada más llegar a Moncloa, sin embargo los últimos anuncios proceden del último Consejo de ministros del 30 de Agosto.

El siguiente rescate será el del país. Ya se está negociando y parece ser que se espera sea de perfil bajo, pero sea cual sea será una medida de que no hemos podido hacerlo como país soberano que somos, acudiendo si fuera necesario a la reforma de la Constitución o  a hacer uso del artículo 155 que en  modo alguno se nos antoja tan grave ya que autoriza al Gobierno a adoptar las medidas necesarias para el cumplimiento forzoso de las obligaciones exigidas a las CC.AA, pudiendo dar instrucciones a las autoridades de las CC.AA .La paradoja sería que entre las medidas que nos exijan por el rescate del país se encuentre la de hacer uso del citado artículo 155.

Un compañero de profesión, hoy presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso gracias al PP,  ya en 2008 públicamente escribió  que el Registrador no era ni mucho menos la persona adecuada para la época que se avecinaba y eso que Zapatero aún no había realizado todas las acciones que finalmente se muestran hoy y  por las que se autoproclamó consejero vitalicio de Estado. Cuatro años después la herencia es tan desastrosa que en los meses en que viene ocupándose de   los destinos del país, ya se ha visto su incapacidad absoluta para resolver tan graves problemas, primero engañando a los electores al realizar un programa contrario al de su partido y continuación de la calamitosa etapa de Zapatero, privando de la ilusión que el cambio de gobierno generó. En segundo lugar viendo que todas las medidas que toma, con escasa excepciones, no logran resultado alguno. Y en tercer lugar, la demanda continua de fondos vía deuda pública sin reforma integral del sistema nos conduce a la ruina. Como este Presidente, creo sinceramente que no va a solucionar los graves problemas que padecemos, pido como un ciudadano más y en cierto modo añorando lo que señaló un conocido ciudadano americano en la Convención Republicana ,”este país es nuestro ,no de los políticos. Ellos son nuestros empleados. Van a venir a suplicar el voto cada pocos años. Es lo de siempre…Cuando alguien no hace su trabajo  hay que echarlo”, que su partido le obligue a irse y en su lugar en vez de marianos, tengamos pizarros.

 

 

 

 

José Manuel Adán

Economista e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.