Nirvana Memorial Garden

Nirvana Memorial GardenMorir de glamour

Probablemente el cementerio más caro del mundo se encuentra en Singapur y recibe el nombre de ‘Nirvana Memorial Garden’. Como en cualquier otro cementerio, la utilidad del edificio es la misma que en otros templos budistas de Asia: albergar las urnas con las cenizas de los seres queridos. Sin embargo, lo que hace particular este lugar es la cantidad de servicios adicionales que se ofrecen a los familiares y amigos de las personas que eligieron éste lugar para su descanso eterno.

Las lujosas instalaciones del Nirvana Memorial Garden están completamente automatizadas. Se accede a la zona de nichos a través de tarjetas electrónicas, brazos mecánicos transportan las urnas hasta pedestales para dedicarles una oración, o se ilumina la estatua de Buda cuando una urna se coloca frente a éste y, entre una especie de neblina generada con dispositivos LED, se simula es ascenso del espíritu hacia otro nivel de existencia.

El edificio, que costó más de 22 millones de dólares, está abierto a aquellos visitantes que de alguna manera quieran acercarse a una experiencia budista ‘extrasensorial’, aunque también hay zonas dedicadas a otras religiones. El concepto es que un cementerio no debe ser un espacio lúgubre y triste y que los familiares no deben visitar a sus seres queridos solo una vez al año. Por eso el Nirvana Memorial Garden cuenta con espacios de relajación y meditación, amplios jardines e incluso un restaurante.

Los precios oscilan entre los 18.000 euros para el nicho más sencillo hasta los más de 75.000 que cuestan los nichos familiares, con capacidad para una treintena de urnas.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.