Ninette y un señor de Murcia

Ninette y un señor de Murcia

Un clásico de Mihura en el Guimerá

Ha pasado más de medio siglo desde el estreno de Ninette y un señor de Murcia, la obra de teatro firmada por Miguel Mihura que habría de convertirse en todo un clásico. La historia arranca cuando Andrés (Jorge Basanta) recibe una herencia y decide viajar a París para establecer allí su residencia.

La aventura comienza en casa de Pedro (Miguel Rellán) y Bernarda (Julieta Serrano), un matrimonio de españoles emigrados y padres de la encantadora Ninette (Natalia Sánchez), de la que Andrés quedará prendado apenas conocerla. Esa misma noche se produce un encuentro sexual entre ambos y el joven, que inicialmente había ido a conocer París, pasa a encontrarse inmerso en una situación verdaderamente claustrofóbica que prácticamente lo mantiene encerrado en el piso de sus anfitriones. Y es que los encantos de Ninette son difíciles de controlar.

La risa para contraatacar las miserias de la libertad en Ninette y un señor de Murcia

A pesar de que se trata de una comedia de humor blanco, lo que la época le permitía hacer a Miguel Mihura, Ninette y un señor de Murcia no deja de ser una crítica a la sociedad española de la época, con un universo mucho más limitado que el de sus vecinos franceses.

Los personajes que retrata Mihura son reprimidamente tiernos y en sus complejos y limitaciones conectan con el público arrancándoles una carcajada amable, en ocasiones condescendiente y siempre benévola.

Esta versión dirigida por César Oliva estará en el Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife los días 13 y 14 de enero.

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.