Nadie escapa de la huelga general

Huelga GeneralDesde la transición democrática, los trabajadores españoles han sido convocados a siete huelgas generales cuyo alcance siempre ha sido valorado positivamente por los sindicatos. Sin embargo, los resultados de estas movilizaciones rara vez han tenido una verdadera repercusión sobre aquello contra lo que habían sido convocadas.

 

 

 

Adolfo SuárezAdolfo Suárez (UCD) – 5 de abril de 1978

 

La primera huelga general de la democracia española hizo que los sindicatos españoles secundaran la iniciativa de otros 28 países europeos, unidos durante esta jornada para protestar por el aumento del nivel de desempleo en Europa, que por entonces alcanzaba el cinco por ciento. Según los CC.OO y UGT, la huelga tuvo un seguimiento masivo de trabajadores, opinión no compartida por Suárez, que calificó la huelga de “rotundo fracaso”.

 

Felipe GonzálezFelipe González (PSOE)

 

20 de junio de 1985

Si el Gobierno de Felipe González ha sido el más largo de la democracia en España, también ha sido el que en más ocasiones ha tenido que afrontar el mal trago de una huelga general. La primera de ellas se produjo el 20 de junio de 1985 con motivo del aumento del cálculo de las pensiones de dos a ocho años. La huelga propició el diálogo posterior entre sindicatos y Gobierno, si bien la Ley de Pensiones acabaría siendo reformada sin consenso entre ambas partes. Según los sindicatos la huelga fue secundada por cuatro millones de personas; un millón, según las fuentes de Gobierno.

14 de diciembre de 1988

La retirada del plan de empleo juvenil y las directrices que había adoptado la política económica del gobierno de González hizo que los sindicatos volvieran a movilizarse. El país sufrió uno de los paros más abrumadores de su historia democrática -hasta ocho millones de españoles participaron en la huelga general- pero se logró retomar el diálogo entre sindicatos y Gobierno, aunque se retiró definitivamente el plan de empleo juvenil.

28 de mayo 1992

El Gobierno del PSOE intentaba modificar las prestaciones por desempleos y el proyecto de la ley de huelga cuando CC.OO y UGT convocaron otro paro general en el país, solicitando la revisión de estas dos decisiones y reclamado la reindustrialización del país como un objetivo prioritario del Gobierno. Finalmente,para la aprobación de la Ley de Huelga se contó con el apoyo de los sindicatos, pero el decreto de desempleo terminaría siendo aprobado como ley posteriormente.

27 de enero de 1994

Nuevamente la reforma laboral y los recortes sociales fueron los desencadenantes de la huelga general que según el Gobierno sólo tuvo un seguimiento del 30 por ciento de los españoles, sin bien los sindicatos situaron esta cifra en el 90 por ciento de los ciudadanos. En cualquier caso, y a pesar de la oposición sindical, la reforma laboral fue aprobada en el Congreso ese mismo año.

 

AznarJosé María Aznar (PP) – 20 de junio de 2002

 

El Tribunal Constitucional tardaría cinco años en reconocer que el Real Decreto de reforma laboral aprobad en 2002, a pesar de la oposición de los sindicatos, era inconstitucional. Antes de su aprobación, CC.OO y UGT convocaron a los trabajadores -el 84 por ciento da la población ocupada, según UGT y CC.OO- a manifestarse en contra de una reforma que mermaba las prestaciones por desempleo, pero ésta fue aprobada, aunque con posterioridad se considerara que el Gobierno había hecho un uso abusivo del decreto ley.

 

José Luis Rodríguez ZapateroJosé Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) – 29 de septiembre de 2010

 

La crisis económica mundial lleva varios años provocando importantes daños en el mercado laboral español. Las repercusiones de esta situación han llevado al gobierno de Zapatero -que en 2007 declaraba “España está en la Champion League de la economía mundial”- a tomar medidas referentes al abaratamiento de los despidos o la ampliación de la edad de jubilación en el marco de una reforma laboral y del sistema de pensiones en el que no han logrado encontrar el respaldo de los sindicatos. Se trata de la primera huelga general en una legislatura de Zapatero, que ha comunicado estar dispuesto a dialogar con los sindicatos, pero también les ha advertido de la “necesidad” de estas reformas.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.