Muertos en una isla desierta

Isla de FilitheyoHacia finales de los 90, una importante empresa hotelera compró la isla de Filitheyo, en las Islas Maldivas, con el propósito de crear allí un resort de lujo. Cuando comenzaron las obras en esta supuesta isla virgen, se encontró un cementerio de origen árabe con una treintena de lápidas.

Era un paraíso por explorar: vegetación salvaje, animales viviendo en total libertad, playas de arena fina y aguas cristalinas… No es de extrañar que una empresa hotelera, después de buscar un enclave paradisíaco en el que levantar un resort de lujo, se fijara en esta pequeña isla del atolón Faafu, en las Islas Maldivas.

Convencidos de que aquel lugar era el ideal para el proyecto hotelero que querían poner en marcha, adquirieron la isla de Filitheyo, una isla desierta que jamás había sido habitada por el hombre.

Al menos eso es lo que se contaba de ella. Sin embargo, cuando comenzaron las obras se realizó un hallazgo sorprendente: entre la vegetación, cubierto por el tiempo y la maleza, había un cementerio.

Alrededor de una treintena de lápidas se erigían sobre la tierra con signos que supuestamente tiene origen árabe. Un cementerio había surgido por sorpresa en el corazón de una isla desierta, un espacio que jamás había sido habitado y que se encontraba rodeado por un imponente arrecife.

Éste es uno de esos misterios sin resolver de la geografía del planeta. A pesar de que se tenía la seguridad de que ningún ser humano había llegado jamás a este lugar para instalarse, la isla había sido tomada como cementerio.

Por el momento, y a falta de pruebas que demuestren lo contrario, la teoría más consensuada es que los piratas que navegaban por la zona utilizaron la isla como cementerio para enterrar a los miembros de la tripulación. Pero, ¿y aquellos muertos? ¿Fallecieron en la isla o sus cadáveres fueron traídos desde otro lugar? ¿Eran hombres libres o esclavos? Y, sobre todo, ¿por qué se decidió darles sepultura en mitad de la nada?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.