Movimientos misteriosos en el Museo de Manchester

Neb SenuLa estatua egipcia Neb Senu giraba sola en el interior de su vitrina.

Sin que nadie la tocara, la reliquia, de unos 25 centímetros de longitud, rotaba sin que nadie la tocara. Los responsables del Museo de Manchester, sorprendidos por este extraño movimiento, decidieron instalar una cámara de vigilancia para encontrar el origen de tan extraño suceso.

Finalmente, se descubrió que la milenaria reliquia de Neb Senu –del 1.800 a. de C.-, ofrenda a Osiris –el rey egipcio de la Resurreción- se movía durante las horas en las que el flujo de visitantes del museo era mayor. De ello se dedujo que la rotación era producto de la ‘fricción diferencial’, esto es, las vibraciones indirectas provocadas por los visitantes en la estructura del museo.

La explicación, racional y científica, no aclara, sin embargo, por qué la figura no siempre se movió en su vitrina, a pesar de ocupar siempre el mismo espacio en el museo.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.