Monte Saint-Michel

Saint-MichelArquitectura prodigiosa.

La estatua del arcángel San Miguel, a 170 metros de altura, corona la abadía a la que da nombre y custodia este islote en el estuario del río Couesnon, en la Baja Normandía.

Este punto emblemático de la geografía francesa recibe anualmente la visita de más de tres millones de personas que se dejan atrapar por la desafiante arquitectura del lugar: un promontorio rocoso, conocido en la Edad Media como el ‘Mons Sancti Michaeli in periculo mari’, sobre el que se erigen varios monumentos históricos y una imponente iglesia abacial consagrada al citado arcángel que, en su conjunto, han fueron declarados ‘Gran sitio de Francia’ -1862- y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO -1979-.

El Monte de Saint-Michel, por su particular situación, fue una fortaleza inexpugnable, únicamente accesible durante la marea baja -actualmente una carretera lo conecta con tierra firme durante todo el año-. Y según algunos documentos más tintados de leyenda que de realidad- el islote se elevaba sobre el bosque de Scissy, que desapareció con una violenta manera en el equinoccio del año 709.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.