‘Mil veces buenas noches’

‘Mil veces buenas noches’

El mundo a través de una cámara de fotos.

Rebecca tiene un único objetivo en la vida: fotografiar el alma humana, sus sombras y fantasmas. Por eso viaja a los lugares de conflicto, allí donde una fotografía puede convertirse en una esperanza de cambio.

Para esta reportera gráfica, la vida parece mucho más sencilla allí donde hay sufrimiento e injusticias que en su propia casa, junto a su familia. Ha nacido para documentar el mundo, pero el mundo también es el hogar  y allí tiene que observar la vida cara a cara, sin poder esconderse detrás el objetivo de su cámara de fotos.

Mil veces buenas noches es una de esas películas ‘deliciosas’ que se consumen con calma para paladearla y darle vueltas en la boca, como a un caramelo, mientras se deshace en la boca en una combustión de sentimientos. Juliette Binoche hace que el espectador reaccione no solo ante las atrocidades humanas sino ante el conflicto interior que durante toda la película tiene a su protagonista aprisionada entre dos mundos hasta que tome una decisión definitiva: vivir para otros o vivir para sí misma.

Erik Poppe –Aguas turbulentas- dirige una película que homenajea a todos esos reporteros de guerra que se juegan el pellejo para ser ‘los ojos’ del mundo. Pero no olvida el ‘egoísmo’ que en cierto modo rige sus vidas cuando deciden ponerse al servicio de una justicia que no termina de llegar.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.