‘Miel’

'Miele'Hacia una muerte dulce.

Irene empezó a estudiar Medicina, probablemente motivada por un deseo sincero de ayudar a las personas. Sin embargo, por una serie de circunstancias durante su infancia que nunca se llegan a revelar en su totalidad, algo en su vida la hace cambiar de opinión, llegando a la conclusión de que su misión en el mundo no es sanar a los enfermos, sino ayudar a morir a los que quieren hacerlo de una manera digna.

El dilema moral de esta película que habla sobre la eutanasia sin dramatismos se presenta cuando uno de los ‘clientes’ de Miele –nombre en clave de Irene- contrata sus servicios para morir simplemente porque siente que ya ha visto y experimentado todo lo que la vida podía ofrecerle y que, sin estar enfermo tener ninguna discapacidad, simplemente siente un deseo irrefrenable de morir.

Miel es una película hermosa en su sencillez, porque nos habla desde unas circunstancias creíbles y a través de unos personajes sinceros, reales, palpables. Además, no se trata de una historia determinista, firmemente posicionada en una opinión sobre la eutanasia. La historia que nos relata la actriz Valeria GolinoFrida, Cosas que diría con solo mirarla– en su debut como cineasta, contempla todos los argumentos a favor y en contra sobre esta práctica, poniendo al espectador en una situación complicada, a veces incómoda, porque el sufrimiento no siempre es un estado irreversible, pero la muerte sí lo es.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.