Implante voluntario de microchips a los trabajadores

microchips a los trabajadores

Implante del microchip a un trabajador

Una empresa belga es la pionera en este tipo de implantes a sus empleados para facilitarles algunas tareas en su puesto de trabajo

Es del tamaño de un grano de arroz, se inserta entre el pulgar y el índice y permite realizar algunas funciones básicas con mucha más rapidez. La empresa belga NewFusion, especializada en software para marketing digital ha sido pionera a la hora implantar, de manera voluntaria, microchips a los trabajadores.

Aseguran que ni son el ‘Gran Hermano’ ni tienen autoridad para rastrear lo que hacen sus trabajadores. Es simplemente una herramienta para facilitarles el trabajo que no incluye ningún dato de usuario ni emite ningún tipo de señal que permita localizarles. Únicamente sirve como sustituto de las tarjetas personales que habitualmente se utilizan en las empresas para abrir y cerrar puertas o acceder a los ordenadores personales.

Los microchips a los trabajadores son totalmente voluntarios

La decisión de insertarse esta cápsula en la mano no es una exigencia para trabajar en NewFusion que únicamente ha propuesto esta solución como un modo de facilitarle a sus empleados el desempeño de sus funciones.

El microchip es similar al que se utiliza para identificar a las mascotas, sólo que en este caso no incluye ningún dato personal del usuario. Es una funda de cristal con tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFDI) y memoria de 868 bytes.

Se implanta con una jeringuilla del tamaño de las de donar sangre y tras el pinchazo inicial el dolor desaparece aunque en muchos casos es posible seguir viendo una pequeña protuberancia en la piel del tamaño de un grano de arroz.

Por el momento la idea de los microchips a los trabajadores a convencido a al menos una docena de empleados que se han presentado voluntariamente a su implante. El resto sigue sin estar del todo convencido de esta propuesta y prefiere seguir arriesgándose a perder su tarjeta de identificación que a llevar un chip oculto bajo la piel, a pesar de que en opinión de la empresa éste puede ser el futuro de muchas otras aplicaciones, desde tarjetas bancarias hasta pasaportes, abonos de transporte o historiales médicos.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.