Michelle Obama Vs Santiago Segura

Michelle Obama y Santiago SeguraLa batalla por el protagonismo televisivo.

¿Se han dado cuenta de este fenómeno? Hasta hace unos años todavía podíamos fantasear con la idea de entrar en un ‘reality show’ para convertirnos en pseudofamosos de la noche a la mañana. No es que fuera un futuro muy prometedor -ni demasiado tentador para la mayoría de nosostros- pero siempre estaba esa opción para los que querían una forma de estrellato rancio y de andar por casa, como un menú alternativo dentro de la carta principal.

Todavía quedan algunos nichos televisivos disponibles para quienes están deseosos de “vivir la experiencia” en un entorno en el que “todo se magnifica”, frases que han hecho historia en el mundo de los “experimentos sociológicos” de la televisión. Pero, ¡cuidado!, porque las modas cambian y con ella los rostros que vemos en la pequeña pantalla.

Yo no sé qué es lo que hago pero cada vez que pongo la televisión me encuentro a Michelle Obama o a Santiago Segura. He de reconocer que al principio esto tenía cierta ‘gracia’ -aunque solo fuera la ‘gracia’ de pensar ‘¿qué hacen estos tipos en la tele?-. Pero de esa simpatía inicial he ido evolucionando hacia el rechazo. ‘¡Pero mira que son cansinos!’.

Que si el peinado -el de Michelle, no el de Santiago-, que si lo bien que imita a Michael Jackson -Santiago, no Michelle-, que si una peli, un libro, un Oscar, un baile, una broma, un comentario, un escote, una mirada… ¿Realmente a alguien le interesan estas cosas?

A esta pareja se unen otros tantos rostros de famosetes de mayor o menor envergadura que, después de que se les haya pasado el momento y antes de valorar la opción de retirarse -seguramente, la más sensata de todas-, insisten en reaparecer en la televisión ocupando el lugar al que aspiran los de la nueva escuela de caras conocidas. Tanto es así que estamos en un momento en el que la televisión ya no es capaz ni tan siquiera de generar basura, sino que recicla porquerías de aquí y allá y resulta que la basura fermentada huele aún peor.

Es insultante cómo además, esa programación maloliente se utiliza para hacer sofritos en el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena y, al final, nunca vemos nada nuevo, porque todos los canales hablan de lo mismo, se imitan unos a otros y han perdido la capacidad de sorprendernos, aunque sea negativamente.

Ahora dicen que van a hacer un programa de celebrities -que es la forma cool de llamar a estos pseudofamosos- saltando a una piscina y presentado -¡novedad!- por Jesús Vázquez. Y como además son tan ingeniosos para poner nombres, lo han titulado ‘Mira quién salta’. Esto cada vez se parece más a la colección de los libros de Teo, pero mucho menos educativa: famosetes en la granja, famosetes en la playa, famosetes en el hotel, famosetes en la piscina, famosetes en el salón de tu casa torturándote con sus famosadas.

No me extrañaría nada que nos viéramos a Santiago Segura al borde del trampolín y a Michelle Obama de jurado. En el fondo, lo estamos deseando…

 

 

Vagabundo Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.