‘Mi último día sin ti’

‘Mi último día sin ti’Amor con extra de azúcar.

Stefan C. Schaefer –Arranged, Confess- dirige una película tan preocupada por que todo sea ‘amoroso’ que resulta empalagosamente aburrida. Antes de que hayan transcurrido los cinco primero minutos de la cinta, el espectador ya sabe cómo va a desarrollarse la historia y hacia qué final conduce toda esa concatenación de clichés y banalidades.

Mi último día sin ti narra la historia de un hombre de negocios que viaja desde Alemania hasta Nueva York para ejecutar un despido masivo de los empleados de la compañía para la que trabaja. Durante ese viaje, que durará únicamente un día, conocerá por casualidad a una mujer que le cambiará la vida –de la manera más ñoña que uno se puede imaginar-. Tras una serie de encuentros y desencuentros a lo largo de la jornada, el protagonista se enfrenta a la gran decisión de su vida -¿a que no se imaginan cuál?-: regresar a Alemania y continuar siendo un hombre de negocios sin corazón o dejarlo todo por amor y quedarse al lado de la desconocida –que además, es cantante y busca hacer realidad su sueño- que parece haberle abierto los ojos hacia un mundo más humano.

Tópicos y sensiblería para una historia de amor que no aburre por idealizar a sus personajes y a la ciudad en la que se desarrolla –muchas otras películas lo hacen, y son entretenidas- sino porque resulta totalmente irrelevante.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.