‘Mi nombre era Eileen’

Mi nombre era Eileen

Mi nombre era Eileen

Un libro oscuro e íntimo. Un diario que esconde un secreto. Un thriller apasionante

Eileen Dunlop es una joven solterona de 24 años que vive con su padre alcohólico en un pueblo de Nueva Inglaterra. Estamos a mediados de la década de los 60 y las perspectivas de futuro para una persona con el carácter de Eileen, mucho menos trabajando como administrativo en un correccional de menores en el que a diario se enfrenta a situaciones tan oscuras como su propia vida. Mi nombre era Eileen es el diario sincero de una joven que relata con desgarrador realismo el devenir de sus días. Una rutina cuya intensidad fluctúa entre hechos aparentemente banales y que de repente se transforma de manera radical cuando un hecho sorprendente provoca un punto de no retorno en la historia.

La historia claustrofóbica de ‘Mi nombre era Eileen’

En teoría un diario debería ser una válvula de escape para su autor, pero a medida que avanza la lectura de Mi nombre era Eileen, el lector, cómplice de un secreto inconfesable, se da cuenta de que en realidad se trata de un espacio claustrofóbico para quien lo firma.

La protagonista tiene una personalidad muy compleja y habrá que ir descubriéndola lentamente para entender bien el peso de la intriga que debe soportar sobre sus hombros. En sus reflexiones se esconde esa constante tensión de la trama, intensa y coherente, lista para conducir al lector hacia la resolución de un argumento que no es más que el propio pensamiento de Eileen, brotando de su mente en primera persona, en una atmósfera atrapante, extraña, ruda, en ocasiones irónica y siempre irresistible.

Por todas estas características, Mi nombre era Eileen ha sido la novela ganadora del prestigioso Premio PEN/Hemingway al mejor debut literario y nominada al Man Booker Prize 2016.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.