Menú del día: ¿lentejas o lentejuelas?

Gala de Carnaval de Santa Cruz

En estos tiempos de crisis parece que levantas una piedra y te encuentras con un consejo para el ahorro. ¡Apaga la luz! ¡Usa el transporte público! ¡Compra productos en promoción! ¡Amplía tus horizontes laborales para encontrar empleo! Mensajes cargados de optimismo y de buenas intenciones que se quedan en nada cuando a uno le da por mirar cuánto va a invertir el Ayuntamiento de Santa Cruz en la celebración de los próximos Carnavales. Porque, como se suele decir, “dinero no habrá, pero pa’ tontás…”.

Primero se celebró un concurso para el cartel del Carnaval que de poco sirvió, porque en cuanto Llanos fue restituido de su cargo en el Ayuntamiento de Santa Cruz, se iniciaron los cambios: nuevo tema y nuevo director, con lo que el trabajo que iba a desarrollar Azpilicueta en colaboración con La Fura dels Baus fue sustituido por las ideas de Sergio García. De la “Historia de la Humanidad” pasamos a la “Historia del Carnaval” sin que nadie dijera esta boca es mía. (Por cierto, ¿qué ha sido del cartel del Carnaval? ¿Seguirá siendo el mismo a pesar del cambio de temática?) Pero las modificaciones no se quedaron ahí.

Se dijo que iba a ser un Carnaval en el que habría que “apretarse el cinturón”, pero los pantalones les siguen quedando a todos muy holgados porque el despilfarro carnavalero es precisamente eso, una fiesta de máscaras y disfraces.

La Oñate denuncia que al nuevo director de la gala se le ha subido el sueldo un 26%, por lo que al parecer Sergio García se embolsará la cantidad de 106.000 euros. Luego se desvela el espectacular escenario que albergará los actos más importantes de la celebración: todo un despliegue de medios audiovisuales y juegos de luces que se extenderían por una superficie total de 199.197 metros cuadrados, exactamente el mismo espacio escenográfico que el año pasado. Pero la idea de Carnaval que Sergio García tenía en mente requería una ampliación considerable de ese espacio, tan considerable que ha supuesto un incremento del 33% en el presupuesto destinado para el escenario. Sin embargo, Fiestas ha dado el visto bueno a la propuesta creativa del director de la gala, que se justifica en el hecho de que todas las candidatas a reina son merecedoras de estar sobre el escenario en el momento en que se lea el veredicto del jurado. Todo esto se traduce en un desembolso de 273.418 euros para la realización de los cambios estructurales oportunos que permitan que el Recinto Ferial de la capital tinerfeña tenga una plataforma de  2.615 metros cuadrados.
Ahora falta por ver quién se sube a ese escenario para seguir con este suma y sigue de derroches. Y es que, por desgracia, la valía de los presentadores de la gala no es directamente proporcional al desglose de los sueldos que reciben por una única noche de guiones mal leídos, actuaciones aburridas, tejemanejes de la política y foto oficial.
Que no, que el Carnaval está en la calle, aunque uno se tenga que hacer el disfraz con cartones de leche y papel de aluminio. Y que ya está bien de dejarse el dinero de un Ayuntamiento ya de por sí endeudado en una gala que cada año intenta superarse en cantidad pero no en calidad. Porque ya me dirán ustedes, ¿qué haremos con las sobras de los próximos Carnavales? ¿Potaje de lentejuelas?

http://vagabundoperez.blogspot.com/

Vagabundo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.