Médicos Sin Frontera considera que su información ha sido manipulada

La ONG no confirmó la existencia de un ataque químico en Siria, solo exigió su investigación.

El pasado 21 de agosto y tras estudiar cuidadosamente los datos de que disponían, Médicos sin Fronteras decidió informar a los organismos internacionales de que 3.600 personas habían sido atendidas en hospitales de Damasco con síntomas neurotóxicos, de las cuales 355 habían fallecido.

“Nos parecía más injusto guardar esta información que compartirla. Es como si hubiésemos descubierto una epidemia de Ébola, teníamos que comunicarlo aunque sabíamos que iba a ser manipulado”, asegura José Antonio Bastos, que lamenta que la información haya sido manipulada por EE.UU y Reino Unido para justificar su decisión de atacar Siria.

En ningún momento la ONG dijo que se hubiera tratado de un ataque con armas químicas ni señaló  ningún responsable de los hechos. Únicamente informó de lo sucedido y solicitó que una comisión de expertos en la materia se desplazara hasta el lugar para determinar el origen de los síntomas que presentaban los afectados.

Médicos Sin Frontera asegura que únicamente ha cumplido con su “obligación moral” ante los hechos sucedidos pero critica la manipulación a la que han sido sometidos sus informes. Asimismo, asegura que nunca en su historia se había enfrentado a un presunto ataque químico “tan masivo” –ni siquiera en la guerra de Irak- y lamenta que la comunidad internacional se haya olvidado de que 100.000 personas han perdido la vida en la guerra civil de Siria con armas convencionales y sea ahora cuando se decida actuar.

Hasta el momento, los científicos de la ONU desplazados hasta Siria para investigar las acusaciones contra los rebeldes no han confirmado ni desmentido que se hayan producido ataques químicos en el país. Las únicas pruebas son las grabaciones y vídeos que se han hecho públicas en diversos medios de comunicación y que para los gobiernos británico y estadounidense resultan contundentes.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.