‘Mascotas’

Mascotas

Mascotas

Una aventura canina que se convierte en el taquillazo del verano

El éxito de su estreno ha superado ya al de Avatar y al de Del revés. No es una película con un trasfondo tan profundo como el de ésta última pero sí es infinitamente más entretenida y elaborada que la de los seres azules de James Cameron. Mascotas es una película para niños que en este caso no tiene tanto mensaje para los adultos como han sido los caso de Up, Toy Story o Del revés, pero que es lo suficientemente fresca y original como para que padres e hijos disfruten por igual de una buena sesión de cine.

La vida secreta de los protagonistas de Mascotas

Habría que matizar que el tráiler de esta película que lleva apareciendo como cebo en las redes sociales desde hace prácticamente un año no se corresponde tanto con el tema principal de Mascotas.

Es cierto que la historia comienza cuando los animales se quedan solos en sus casas, pero realmente éste no es el texto de la película sino el pretexto para narrar una aventura canina. Tras perder sus collares identificativos y ser atrapados por el personal de la perrera municipal, Duke y Max (dos perros que acaban de convertirse en compañeros de piso) se verán obligados a escapar y a emprender un accidentado regreso a casa.

En su periplo se encontrarán con animales que han renunciado a su condición de mascotas, los peligros de la ciudad y la constante amenaza de acabar en la perrera. En un alarde de amor y amistad, sus amigos deciden enfrentarse también a estos peligros para encontrarlos y devolverlos al hogar sanos y salvos.

El cariño irracional entre amos y mascotas

El argumento de esta película gira en torno a ese sentimiento de afecto. Es algo que está presente de manera manifiesta en el guión pero también de forma implícita en el comportamiento de los protagonistas.

Los gags, la actitud de los animales, sus deseos y preocupaciones ponen de manifiesto un profundo conocimiento de la psicología de estas mascotas. Son detalles a menudo divertidos que pincelan el carácter de estos peludos protagonistas y enriquecen la narración casi de manera imperceptible.

Hay quienes aseguran que la película adolece de un exceso de cariño y de falta de creatividad. En mi opinión en su conjunto es la coreografía de una aventura de regreso a casa perfectamente orquestada en la que nada desentona.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.