Mario Vargas Llosa, el narrador político

Mario Vargas LLosa“Se escribe para llenar vacíos, para tomarse desquites contra la realidad, contra las circunstancias”

Cuando su hijo Álvaro conocía la noticia de que a Mario Vargas Llosa le habían concedido el Premio Nobel de Literatura, sus primeras declaraciones fueron: “ahora ya no me preguntarán en cada entrevista por qué aún no se lo han dado”. Y es que ni siquiera el propio escritor se creía la noticia cuando se la comunicaban. Pero este galardón ya es un hecho.

Mario Vargas Llosa nació en Arequipa -Perú- el 28 de marzo de 1936 en una familia de ascendencia criolla y mestiza. La mayor parte de su infancia la pasó en Bogotá con la familia materna, después de que sus padres se separaran, algo que el escritor desconocía ya que su madre prefirió decirle que su padre había muerto antes que explicarle la ruptura y los motivos -una infidelidad con una mujer de origen alemán que e había dado a Mario dos hermanastros-.

El escritor no volvería a encontrarse con su padre hasta que a los diez años se traslada a Lima, ciudad en la que el matrimonio retoma la relación, a pesar de que la relación entre Mario y su padre nunca fue buena, en parte por el resentimiento hacia él después de una infancia complicada y en parte porque éste no apoyaba su vocación de escritor.

Ya desde sus años de instituto, Mario Vargas Llosa colaboraba en diversos periódicos locales y empezó a escribir sus primeras obras. Pero abandonaría el periodismo para estudiar Derecho y Literatura, y durante su época universitaria comenzaría su andadura en el ámbito de la política, arremetiendo severamente contra el Gobierno a través del grupo Chauide, nombre con el que aún se mantenía vivo el Partido Comunista.

La evolución política de Mario Vargas Llosa ha estado en muchos sentidos ligada a su recorrido en el ámbito literario, pero también ha tenido mucho de periodístico y, en el aspecto más íntimo, de folletín. Y es que con tan sólo 19 años el escritor contrajo matrimonio con Julia Urquidi, tía política por parte materna y diez años mayor que él. Durante mucho tiempo, el joven escritor tuvo que simultanear varios oficios para poder mantener esta relación que, a pesar de estar abocada al fracaso -pues la familia no contaba con el respaldo de la familia- se mantuvo durante once años.

El segundo matrimonio de Vargas Llosa tampoco estuvo exento de polémica ya que el escritor se casó con su prima Patricia Llosa, con la que tuvo tres hijos. Tampoco entonces la situación económica del escritor era demasiado favorable: se había trasladado hasta París con su primera esposa para continuar allí sus estudios y cuando ya estaban asentados en el país le fue denegada la solicitud de la beca con la que tenía previsto mantenerse. En cualquier caso, Vargas Llosa decidió permanecer en Francia y fue allí donde comenzó su verdadera carrera como escritor.

Es a partir de la década de los 80 cuando comienza su andadura política, evolucionando desde un perfil izquierdista -típico de la intelectualidad de la época- hacia posturas más afines a la derecha. A finales de los 80 encabeza la protesta contra la nacionalización de la banca promovida por el gobierno de Alan García y ya en 1990 decide presentarse como candidato a la presidencia de Perú, siendo uno de los favoritos durante la campaña electora, que finalmente sería ganada por Alberto Fujimori. Tras la derrota, el escritor traslada su residencia a España y desde entonces mantiene la doble nacionalidad así como un sillón en la Real Academia de la Lengua Española.

Sus posturas políticas se desplazan a partir de entonces hacia la ideología de derechas, pero en 2007 da un nuevo vuelco a su trayectoria política y presta públicamente su apoyo a un partido recién fundado, UPyD, encabezado por Rosa Díez -ex dirigente y eurodiputada del PSOE- y fomentado, entre otros, por los filósofos Fernando Savater y Carlos Martínez Gorriarán.

Con todo, Llosa no ha abandonado nunca ninguna de sus tres carreras: ni la literaria, ni la política ni la periodística. Además, da clases en la universidad estadounidense de Princeton y participa activamente en debates y tertulias alrededor del mundo.

No es de extrañar que con esta prolífica carrera en el ámbito de las Letras el escritor haya sido galardonado en numerosas ocasiones hasta que, finalmente, la Academia Sueca ha decidido otorgarle el Premio Nobel de las Letras, después de que durante muchos años se haya estado especulando sobre su candidatura.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.