Marguerite Yourcenar, reconstruyendo la Historia

Marguerite Yourcenar«Era demasiado joven para sospechar que la existencia no está hecha de súbitos impulsos y de obstinada constancia, sino de compromisos y de olvidos». El tiro de gracia

Huérfana de madre desde su nacimiento, la formación de Marguerite Yourcenar, nacida en Bruselas en 1903, corrió a cargo de su padre, que desde muy pequeña se la llevó a una granja del norte de Francia. Allí la escritora aprendió latín y griego y desde los ocho años empezó a leer obras de Aristófanes y Racine. Pero además de su pasión por la lectura, el padre de Yourcenar le transmitió su espíritu viajero y oportunidad de viajar por todo el mundo.

De esta manera, la escritora se interesó por la cultura clásica y decidió cursar estudios universitarios para especializarse en este área. A partir de 1919 empezaría a escribir firmando con el nombre por el que ha pasado a la historia. Sus primeras obras no tuvieron una gran repercusión, pero ya ponían de manifiesto el refinamiento de su escritura y su capacidad para adaptar los mitos griegos al mundo moderno.

El inicio de la II Guerra Mundial la sorprendería en un viaje a Estados Unidos, por lo que toma la decisión de establecer allí su residencia permanente. La complejidad de este momento histórico coincidirá con su consolidación como escritora. Finalmente, en 1951, su larga trayectoria literaria se afianzará con la publicación de su obra más conocida, Memorias de Adriano, una novela en la que Yourcenar asienta las bases de la novela histórica moderna.

Desde 1970 ingresó en la Academia Belga y a partir de 1980 en la Academia Francesa pues no hay que olvidar que su residencia habitual estuviera en el estado norteamericano de Maine, Yourcenar escribía en su lengua materna, el francés.

Durante su última década de vida, la escritora realizó diversos viajes por África y por Japón, de los que surgieron varios libros de relatos y un libro de memorias personales –Con los ojos abiertos- en el que se recogen sus conversaciones con el también escritor Matthieu Galey.

Marguerite Yourcenar fallecía en su casa Petite Plaisance en Mount Desert Island el 17 de diciembre de 1987 y su residencia se convertía, a partir de entonces, un punto de referencia para muchos escritores e historiadores y un museo lleno de recuerdos para los amantes de los viajes.

 

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *