‘Manhattan Night’

Manhattan Night

Manhattan Night

No te fíes de nada, ni siquiera de tus deseos

Este clásico del cine noir narrado desde la perspectiva actual cumple con todos los requisitos del género. Manhattan Night es una película en la que indudablemente se utilizan numerosos clichés (la femme fatale, el detective acabado, el poderoso que maneja los hilos…) pero su argumento está lo suficientemente bien construido como para mantener la tensión del espectador, aunque ya te huelas desde el principio que nada es lo que parece.

Seducción y crimen en Manhattan Night

No podían faltar en una película que pretende rememorar a los clásicos (con voz en off y todo, como mandan los cánones) una buena dosis de erotismo. Precisamente es ese incontrolable deseo sexual el que hace que el protagonista de esta historia pierda la cabeza.

Porter Wren (Adrien Brody: El Pianista, Manolete) es un famoso columnista venido a menos que además de escribir parece tener cierto olfato para investigar casos complicados. Una noche se cruza en su vida Caroline Crowley (Yvonne Strahovski: Dexter, Yo,Frankenstein) una imponente mujer, viuda de un afamado director de cine, que le pedirá a Wren que investigue las extrañas circunstancias en las que murió su marido.

En Manhattan Night el misterio está servido en bandeja de plata y con una buena guarnición de actores secundarios que alimentan el enigma y mantienen la tensión hasta el final en una peligrosa espiral de mentiras, sexo y excentricidades llevadas tan al extremo que pueden resultar mortales.

La primer película dirigida por Brian DeCubellis está basada en la novela Manhattan Nocturne de Colin Harrison y aunque no llegue a convertirse en el máximo exponente de su género, hay que agradecerle que todas las tramas queden cerradas con excelente precisión.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.