‘Mamá’

'Mama'El terror de la culpa y la soledad.

Mamá es una de esas películas de terror ‘tramposas’ que más allá de los sustos de manual que salpican su argumento esconde lo que muchas películas del género parecen pasar por alto: una temática.

A pesar de ser un tanto engorrosa en este aspecto, con numerosos giros en el guión que conducen hacia un desenlace más hermoso que terrorífico, el primer largometraje dirigido por el argentino Andrés Muschietti parece asentar la bases de una carrera prometedora en el ámbito de la dirección.

Dos hermanas Victoria -de tres años- y Lilly -de un año- desaparecen en la cabaña de un bosque en medio de una situación familiar compleja. Las dos huérfanas logran sobrevivir solas durante cinco años gracias a la presencia de alguien a quien llaman ‘Mamá’. Cuando son encontradas, en un estado salvaje y con escasa capacidad de comunicación, pasan a someterse a los cuidados de un psiquiatra que determina que se marchen a vivir con sus tíos mientras él sigue adelante con el tratamiento.

A partir de este momento las vidas de todas aquellas personas que pasan a formar parte del entorno directo de las niñas quedarán trastocadas por la extraña presencia de ‘Mamá’.

A pesar de lo complicado de la situación, Lilly y Victoria parecen adaptarse poco a poco a su nueva vida, no exenta de circunstancias extrañas. Pero el origen de sus supuestas alucinaciones no termina de abandonarlas, lo que da pie a una subtrama destinada a descubrir quién es realmente ‘Mamá’.

Finalmente, y a pesar de que tenemos una buena dosis de sustos -algunas veces con grito y salto de la butaca-, nos damos cuenta de que la película no narra una historia terrorífica sino una historia de amor. El amor hacia aquello que nos da seguridad y confianza, porque lo verdaderamente monstruoso no es más que el sentimiento de culpa y de soledad al que se someten los personajes.

 

Celina Ranz Santana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.