Los trozos de un satélite inactivo se estrellarán contra la Tierra

Más de 6 toneladas de ‘basura espacial’ de la Nasa entrarán en la atmósfera el próximo 23 de septiembre.

Las autoridades de la Agencia Espacial estadounidense ya tenían previsto que la caída del satélite Upper Atmosphere Research Satellite -UARS-, en órbita desde 1991 y actualmente fuera de servicio, se produciría entre finales de septiembre y comienzos de octubre.

Ahora se sabe casi con total seguridad que esto se producirá el 23 de septiembre y que previsiblemente el UARS, de más de 4 metros de longitud y alrededor de 6,5 toneladas de peso, se fragmentará en 26 pedazos al acercarse a la Tierra, de los cuales la mayoría se desintegrará al entrar en contacto con la atmósfera. Sin embargo, es muy probable que no todos los trozos del satélite lleguen a desaparecer y que algunas piezas terminen impactando contra el planeta.

Los estudios realizados hasta el momento no han podido definir con precisión en que punto de la geografía terrestre podrían terminar cayendo estos pedazos de basura espacial, y se contempla una franja que abarca el 80 por ciento de la superficie terrestre y en la que se incluyen todos los continentes excepto la Antártida. Así pues, la Nasa ha advertido que aunque podría haber más probabilidad de que los trozos cayeran al mar -en tanto que la superficie es mayor que la terrestre- no se descarta que el impacto se produzca sobre la tierra, con el peligro de que afecte incluso a núcleos urbanos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.