Los trabajadores que no son despedidos renuncian a más derechos laborales

Un estudio afirma que los ‘supervivientes’ a un ajuste de plantilla sufren problemas de salud, aumento de carga del trabajo y merma de derechos.

Según la Encuesta de Riegos Psicosociales realizada por ISTAS-CCOO en 2010, basada en datos obtenidos en 5.100 trabajadores asalariados en el territorio nacional, los trabajadores por cuenta ajena que han experimentado un Proceso de Ajuste de Plantilla – PAP- en su empresa pero permanecen en ella, tienden a renunciar a un número mayor de derechos laborales, como coger un día de permiso por motivos familiares o personales.

Tras un PAP, los trabajadores que continúan en la empresa no sólo sufren un aumento de la carga de trabajo, incluyendo una diversificación de tareas, sino que además se enfrentan a riesgos psicosociales derivados de esta situación. En concreto, sufren inseguridad, culpa, pérdida de confianza y ambigüedad de rol como consecuencia de una modificación de sus condiciones de trabajo.

El estudio realizado por ISTAS-CCOO también concluye que los «supervivientes» a un PAP sufren problemas de salud como el deterioro de la salud mental y la salud autopercibida, así como un aumento de probabilidad de muerte por enfermedad cardiovascular.

Entre estos trabajadores también existen desigualdades, ya que se comprobó que existió la tendencia a aumentar las bajas por enfermedad entre trabajadores con contratos indefinidos, a diferencia del aumento de trabajadores con contrato de trabajo temporal que acuden a trabajar enfermos.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.