Los taxistas de LPGC se plantean recurrir a los tribunales

Las cooperativas y el Ayuntamiento no llegan a un acuerdo sobre la nueva normativa.

Los profesionales del sector consideran “una auténtica barbaridad” las medidas que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria intenta imponer a los taxis de la capital con la reforma de las ordenanzas municipales. Algunos de estos cambios son la prohibición de recoger pasajeros en cualquier punto del Puerto de la Luz, la utilización de un uniforme común para todos o la obligación de instalar en los vehículos sistemas para el pago con tarjeta y sistemas de seguridad para el seguimiento con satélite.

Los taxistas de la capital grancanaria aseguran que, de acuerdo con la situación actual del sector, la aplicación de estas medidas y el desembolso económico que ellas implican, afectarían muy negativamente a los trabajadores que, durante los últimos años de crisis, han visto cómo su facturación se reducía hasta en un 40 por ciento.

Así pues, las cooperativas de taxi de la ciudad se plantean recurrir en los tribunales la nueva ordenanza municipal si el Ayuntamiento no acepta modificaciones en los puntos más polémicos.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.