Los puertos son el principal problema para el litoral español

Obras en el Puerto de GranadillaGreenpeace ha presentado el informe ‘Destrucción a toda costa 2011. Especial Puertos del Estado’ donde se refleja que el Ministerio de Fomento ha invertido 911 millones de euros en grandes obras portuarias en 2011.

Greenpeace ha presentado una nueva edición del informe Destrucción a toda costa que desde hace once años evalúa la situación del litoral español. En esta ocasión, la organización ecologista ha realizado un estudio, el primero que se hace de estas características, de la situación de los Puertos del Estado. Su principal conclusión es que los puertos han tomado el relevo al ladrillo y actualmente son la principal amenaza del litoral español.

En el informe se constata cómo el fin de la burbuja inmobiliaria no ha supuesto el final del crecimiento desproporcionado de las infraestructuras portuarias, muchas de las cuales surgieron a la sombra del desarrollo urbanístico. Por el contrario, se está formando una “burbuja infraestructural”, con un exceso de proyectos portuarios sin justificación económica pero con un alto coste medioambiental y que, en ocasiones, están asociados a la especulación del suelo u operaciones de dudosa legalidad.

Greenpeace apunta que sólo en 2010, el Ministerio de Fomento ha invertido 911 millones de euros en grandes obras portuarias. Así, doce puertos de Interés General , gestionados por las diferentes autoridades portuarias, están en obras y otros 14 proyectan ampliaciones que implican ganar terreno al mar. Esto no concuerda con la política de racionalización de infraestructuras que defiende el Ministerio de Fomento, sobre todo si se tiene en cuenta que muchos de estos puertos compiten entre sí, lo que supone que se están gestando “puertos fantasma” que no tendrán barcos en el futuro.

El informe sobre las Islas Canarias destaca el puerto de Granadilla promovido por la AP de Santa Cruz de Tenerife, donde se describe el mejor ejemplo de todo el país de una infraestructura portuaria sin justificación ambiental ni económica.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.