Los productores de papas tinerfeños venden a pérdidas

productores de papas

Papas

Podemos Canarias denuncian que varias cooperativas que emplean instalaciones públicas obligan a los productores de papas de la isla a vender a pérdidas

“La gente merece un precio justo que cubra costes por encima de los de producción. Solo así se defiende el sector primario”, insisten desde Sí Podemos Canarias en relación a la precaria situación de muchos productores de papas de Tenerife. A pesar de que no se trata de una situación nueva, el problema aún no ha sido abordado de forma adecuada.

El portavoz del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias en el área de Agricultura lamenta que los productores de papas de la isla estén tendiendo que vender a precios “muy por debajo de sus costes de producción” para adaptarse a las exigencias de la gestión de varias cooperativas que, por otro lado, se benefician del uso de instalaciones públicas.

Sí Podemos Canarias exige la protección de la producción de papas en la isla

“No puede ser que se pague a los productores de Benijos a 30 céntimos, por la desidia y mala gestión de la gerencia de la cooperativa y por falta de medios para conservar el producto, y que en el supermercado se vendan a 1,60 euros”. Esta situación solo tiene explicación en un problema de gestión por parte de la cooperativa que afecta directamente a la economía de los productores de papa y, por consiguiente, al producto en sí.

En este sentido, insiste Déniz en que “otro de los factores que está arruinando el mercado y desilusionando a la gente rural, es la presencia de papa de importación que compite en el mercado y en las grandes cadenas de supermercados con la papa del país”.

Por todo ello, es necesario adoptar medidas de urgencia para abordar esta problemática, mejorando la gestión de las cooperativas, proporcionando a los agricultores un marco de venta más justo y defendiendo el producto insular de calidad frente a la importación de papas.

El Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias recuerda que estudios realizados para determinar el coste de producción estiman que éste “se sitúa en torno a los 40/45 céntimos por kilo, a lo que hay que añadir el coste de la fuerza de trabajo”, por lo que “es necesario que el mundo agrícola apoye la Ley de Cadena Alimentaria que pretende que en cualquier transacción agrícola el precio de mínimo de venta se fije a partir del coste de producción” .

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.