Los perros suicidas del Puente Victoria

Puente de Overtoun, EscociaDesde 1950, más de medio millar de perros se ha ‘suicidado’ lanzándose desde este puente escocés.

El Puente Victoria -popularmente conocido como Puente Overtoun– se eleva unos 15 metros sobre el río Clyde, en Dunbartonshire, Escocia. Fue construido en 1895 por orden de Lord Overtoun y no tiene nada de particular salvo el hecho de que en él se han producido sucesos muy extraños. Tan extraños como puede resultar el ‘suicidio’ de un perro.

Pero en este caso, no se trata solo de ‘suicidios’ puntuales que pudieran ser considerados meros accidentes. Desde 1950, en el Puente Overtoun han perdido la vida más de medio millar de perros, y todos ellos lo han hecho en las mismas condiciones. Días soleados en los que los animales han decidido lanzarse al vacío entre los dos últimos parapetos del puente.

Hasta el momento, no existe ninguna explicación concluyente acerca de la extraña fuerza que arrastra a los perros a lanzarse desde este punto del puente. Pero muchos de ellos, a pesar de haber sobrevivido a la caída, han vuelto a lanzarse al vacío con posterioridad al pasar por ese mismo punto.

La explicación científica más aceptada es la de que a partir de la década de los 50 del siglo pasado hubo una importante concentración de visones en la zona. La mayoría de los perros suicidas eran perros de hocico largo, más sensibles a determinados olores, como el de la orina de visón. Los perros, curiosos al detectar este olor, habrían intentado seguir el rastro, que se encontraba al borde del río, y al subir al borde del puente en esta zona, se habrían precipitado al fondo.

La otra versión –teñida de leyenda- es la de que en el puente la frontera entre el más allá y el mundo en el que vivimos es mucho más estrecha y los perros tienen una capacidad especial para percibir energías procedentes del otro lado. Varios psíquicos han visitado el puente durante las últimas décadas y todos ellos han coincidido en la presencia escalofriante de tres tipos de entes: un grupo de niños, una mujer con un chal gris y un obrero, todos ellos fallecidos. Según las teorías de estos psíquicos, los perros habrían percibido las voces de estos ‘fantasmas’ llamándolos desde el más allá y habrían saltado en dirección a ellos.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.