Los pasadizos secretos de Gilmertone Cove

 Gilmertone CoveUn entramado de túneles escavados en la roca a más de tres metros de profundidad.

Parece ser que entre 1719 y 1724, un herrero llamado George Paterson se dedicó a excavar en el subsuelo de Glimertone Cove, una típica casa de campo británica a las afueras de la ciudad de Edimburgo.

Según la versión oficial, estos túneles y cuevas fueron excavados con la finalidad de albergar una taberna clandestina, pero por su disposición, por la complejidad de la obra y por la imposibilidad de que un solo hombre fuera capaz de excavar ese laberinto de estancias en un material tan resistente, son muchas las leyendas que circulan en torno a este lugar. Una de las más populares es que Glimertone Cove conecta de manera subterránea con la también misteriosa capilla de Rosslyn, estrechamente ligada a la historia de la Masonería y de los Caballeros Templarios.

También circula el rumor de que las galerías de Glimertone Cove fueron utilizadas por algún tipo de sociedad secreta que utilizaba el lugar para llevar a cabo sus rituales. En este sentido, hay que destacar la existencia de una gran mesa de piedra que se asemeja a un ara de sacrificios, ya que cuenta con hendiduras que parecen destinadas a recoger algún tipo de líquido y una bancada de piedra alrededor, como si en ella se hubieran sentado los testigos de estos supuestos rituales.

Glimertone Cove cuenta además con marcas y símbolos tallados en sus paredes de roca, pero estos no han servido para determinar qué tipo de personas frecuentaban el lugar.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.