Los monasterios de Meteora

Monasterio de la Santa TrinidadConstrucciones que rozan lo divino.

Meteora significa literalmente ‘en el aire’. Un nombre muy acertado para una zona en la que se erigió una comunidad monástica que, sorteando picos y acantilados, buscaba la tranquilidad óptima para la oración y la vida contemplativa.

El lugar se encuentra en el valle griego del Peneo, en Tesala, donde hace 30 millones de años la acción del mar sobre la roca moldeó la silueta irregular de un paisaje que roza lo sobrenatural. Fue éste el lugar elegido por varias comunidades de monjes que entre los siglos X y XVI erigieron en la zona hasta 24 monasterios y ermitas que han desafiado al tiempo y a la irregularidad del terreno.

Algunos de ellos aún conservan la actividad para la que fueron concebidos y, prácticamente aislados del mundo, quienes habitan esos monasterios dedican su vida a la oración. Otros, en cambio, están abiertos al público para que los visitantes disfruten de las espectaculares vistas del lugar y comprendan un poco mejor la vida de ascetismo y retiro que llevaron sus moradores durante siglos. Antiguamente, el acceso a estos lugares se hacía mediante redes o escaleras plegables, pero en la actualidad esas alturas se salvan mediante escaleras que han sido excavadas en la roca, aunque siguen quedando ermitas solo aptas para los escaladores.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.