Los límites del periodismo

News of the worldEn periodismo, hay dos maneras de abordar la información: con dignidad o sin ella. Y esta elección suele estar reñida a si el objetivo con el que se difunde es social o económico.

El desmantelamiento del periódico británico News of the world tras descubrirse que durante muchos años se realizaron escuchas telefónicas ilegales para acceder a información en exclusiva revela, por un lado, que hay empresarios de la comunicación que no tienen escrúpulos a la hora de cumplir con sus objetivos y, por otro, que muchos ciudadanos consumen mierda como quien come pipas.

Volvemos otra vez al dilema sobre qué fue primero, ¿el huevo o la gallina?, ¿el medio de comunicación que ofrece basura o el ciudadano que se la traga?. Un poco de todo, supongo. Los periódicos no se pelearían por vender la exclusiva más sensacionalista si los lectores no estuvieran a la espera de ver quién es el primero en destapar los datos más escabrosos. Y los lectores no tendrían expectativas tan poco éticas con respecto a la información si los informadores no se hubieran acomodado en la facilidad de lo noticioso -que no lo relevante-.

Por lo que a mí me toca como periodista, no me parece tan importante el dilema deontológico que se ha planteado con el caso del News of the world como las consecuencias inmediatas que se derivan de su cierre: el despido de una plantilla de más de 200 profesionales.

No cuestionaré la moralidad de estos trabajadores porque parto de la base de que la mayoría de ellos no estaba al tanto de lo que se cocía en la empresa para la que trabajaban y porque -aunque quede mal decirlo- los periodistas también tienen que comer. He de reconocer que también yo he tenido que participar en la generación de información basura que en ningún momento estuvo a la altura de mis expectativas profesionales y personales. Y he de reconocer también que, en casos así, en cuanto asomas la cabeza para decir algo, te la cortan. Por suerte, me quedaron las manos para escribir artículos sobre lo más denigrante de esta profesión.

El caso es que 200 personas a las que este asunto de las escuchas ni les va ni les viene están ahora en la calle mientras que la directora del News of the world -que, a mi juicio, es la que debería dar la cara por toda su plantilla- se convierte en la nueva consejera delegada de News International y en el brazo ejecutor de las órdenes de Rupert Murdoch que, a pesar de tener porquería hasta el cuello, no ceja en el empeño de ampliar su imperio de comunicación.

News of the world cierra porque no le queda otra y no es una cuestión de ética periodística sino de negocios. Por que en periodismo hay dos formas de abordar la información: por humanidad o por dinero.

vagabundoperez.blogspot.com

Vagabundo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.