Los hombres ganan un 20 por ciento más que las mujeres en el mismo trabajo

Un estudio demuestra que la diferencia salarial aumenta conforme la preparación del empleado es mayor.

En un estudio presentado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Consejo Superior de Cámaras destaca que las mujeres, en igualdad de condiciones, cobran menos que los hombres en todos los conceptos retributivos, pero la brecha salarial se amplía en la remuneración variable, en la que las mujeres cobran un 37 por ciento menos que los hombres, la brecha en el salario fijo se sitúa en el 20 por ciento.

En el estudio Determinantes de la Brecha Salarial de Género en España se pone de relieve que las mujeres que trabajan en puestos directivos cobran de media un 33,2 por ciento  menos que los hombres en la misma posición, mientras que las mujeres que trabajan en puestos administrativos tienen una retribución un 29,9 por ciento menor que sus compañeros. La diferencia de sueldo en el caso de las mujeres con puestos técnicos es de un 20,3 por ciento menor por su trabajo y el de aquellas cuya posición no requiere cualificación, un 11,9 por ciento menos.

Asimismo, la brecha es mayor en los puestos de responsabilidad de las empresas (25,9 por ciento de media) que en los puestos sin responsabilidad (12,9 por ciento). Otra de las conclusiones es que la media de la diferencia de sueldo en España es del 15,3 por ciento y que, “en ningún caso, las mujeres perciben mayor remuneración que los hombres ni por condicionantes personales, ni empresariales, ni geográficas, ni de competitividad”.

Por otra parte, la diferencia de sueldo aumenta también en función de la edad. De este modo, a pesar de que la brecha salarial es prácticamente inexistente entre los trabajadores de hasta 25 años, a partir de esta edad y hasta los 34 se amplía al 2 por ciento y sigue aumentando en adelante hasta alcanzar una diferencia del 10 por ciento a partir de los 55 años.

En relación al nivel de estudios, el informe pone de manifiesto que la diferencia aumenta conforme la preparación del empleado es mayor. Así, mientras el porcentaje de la diferencia en personas sin estudios o con educación secundaria es del 17,7 por ciento y del 25,3 por ciento, respectivamente, esta cifra es mayor en el caso de personas con una titulación de formación profesional de grado superior (26,7 por ciento) o con licenciatura universitaria o doctorado (30,3 por ciento).

El informe concluye que el 53 por ciento de la diferencia de retribución a mujeres que reciben un salario fijo respecto a los hombres no se puede atribuir a criterios de nivel de estudios, responsabilidad en la organización o puesto de trabajo, tipo de jornada laboral o de contrato, edad o antigüedad en la empresa. Según el Director del Servicio de Estudios del Consejo Superior de Cámaras, Juan De Lucio, esta cifra podría atribuirse a factores discriminatorios.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.