Los ecologistas insisten en la gestión integral de los bosques

gestión integral de los bosques

Incendio en Gran Canaria

Bajo el lema “En cada incendio algo tuyo se quema” Ben Magec – Ecologistas en Acción hace un llamamiento por la gestión integral de los bosques y la prioritaria recuperación de los espacios agrícolas

La organización ecologista ha mostrado su solidaridad con la isla de Gran Canaria y con los afectados en el incendio que ya a arrasado más de 10.000 hectáreas y ha obligado al desalojo de cientos de personas. Frente a esta nueva catástrofe ecológica, Ben Magec – Ecologistas en Acción ha aprovechado para hacer un llamamiento a las administraciones, colectivos sociales y vecinales en relación a la importancia de poner en marcha una gestión integral de los bosques insulares con el objetivo de evitar catástrofes como la que se está viviendo estos días en Gran Canaria.

La federación ecologista retoma la campaña iniciada en 2013 con vídeos y trípticos divulgativos que promueven la conciencia social frente a un problema que, según advierte, tiende a agravarse año tras año.

Con la situación de emergencia climática aumentarán los fenómenos de este tipo

El incendio en Gran Canaria no debe ser abordado como un hecho aislado sino como un ejemplo más de que algo está cambiando y de que seguirá haciéndolo también como consecuencia de estos sucesos. Los grandes incendios forestales producen una liberación masiva de CO2 a la atmósfera y aceleran el proceso de desertificación y degradación de los suelos y los recursos hídricos. La afectación al paisaje, la flora y la fauna con este incendio es profundamente preocupante.

Habrá que evaluar además, una vez acabe el incendio, las consecuencias que para el medio natural pueda haber tenido el vertido de miles de litros de agua salada, a fin de tomar medidas para evitar el posible agravamiento de la desertización de nuestros suelos.

El abandono del medio rural, el exceso de combustible en el territorio, el aumento de las temperaturas y la tendencia hacia la sequía derivada del cambio climático son las principales causas de producción de Grandes Incendios Forestales, aquellos donde arden más de 500 hectáreas. Estos factores de amenaza van aumentando cada año a la vez que los recursos materiales y humanos para la prevención y vigilancia van disminuyendo.

Los ecologistas advierten que centrar la atención sólo en los recursos para la extinción supone desatender la raíz del problema, que es la falta de efectivos humanos dedicados a la prevención, vigilancia y cuidado de los montes. Asimismo, recuerdan que la autoprotección además de ser un derecho es una obligación y que, por tanto, la limpieza alrededor de las casas para reducir la biomasa acumulada es fundamental para evitar que el fuego llegue a ellas. En este sentido, las actuaciones de prevención en la interfaz urbano-forestal (que son las zonas donde coinciden casas, personas y espacios agroforestales) deben ser prioritarias.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *